La vitamina E representa un grupo de sustancias llamadas tocoferoles, siendo el alfa-tocoferol el más importante.

Es una vitamina liposoluble con una fuerte acción antioxidante, es decir, protege las membranas lipídicas de las células de la acción de los radicales libres.

¿Para que sirve?

La vitamina E tiene una serie de funciones y beneficios para el cuerpo:

  • Actúa como un agente antioxidante, protegiendo a las células de la acción nociva de los radicales libres;
  • Contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares;
  • Fortalece el sistema inmune;
  • Contribuye al mantenimiento de la hidratación natural y al rejuvenecimiento de la piel, así como a mejorar su apariencia;
  • Ayuda a ganar masa muscular.

Aprenda más sobre las vitaminas.

Fuentes de vitamina E

Alimentos ricos en vitamina E

Los alimentos más ricos en vitamina E son las verduras de color verde oscuro y las grasas saludables. Ejemplos son:

  • Aceites vegetales, como soja, girasol y maíz;
  • Semillas de girasol;
  • Vegetales verdes: espinacas y espárragos;
  • Almendras, nueces, avellanas y cacahuetes;
  • Aguacate;
  • Yema de huevo;
  • Salmón y Sardinas.

Como hemos visto, la vitamina E se puede encontrar en muchos alimentos, por lo que es fácil hacerla presente en nuestra dieta.

También saber:

Hipovitaminosis

En algunos casos, como la desnutrición, el cuerpo puede tener deficiencia de vitamina E. Es notable que esta condición sea rara, ya que encontramos vitamina E en una amplia variedad de alimentos.

Sin embargo, la falta de vitamina E puede traer algunos problemas, de los cuales se destacan:

  • Anemia;
  • Debilitamiento del sistema inmune;
  • Problemas en el sistema cardiovascular;
  • Degeneración de huesos y músculos;
  • Trastornos neurológicos y daños a las neuronas;
  • Retinopatía en bebés prematuros.

El exceso de vitamina E es bien tolerado por el cuerpo. Eventualmente, puede disminuir la absorción de otras vitaminas liposolubles, como las vitaminas A, D y K, así como el hierro.

Lea también: