O "Tratamiento de agua"Es un largo proceso de transformación a través del cual pasa el agua, hasta que alcanza las condiciones de uso para abastecer a la población, independientemente de la función que tenga.

Así, después de ser capturado en las presas o pozos de los ríos, el agua es llevada al estación de tratamiento, donde pasa por varios pasos, que serán más complejos dependiendo de las impurezas en el agua.

Pasos de tratamiento de agua

El tratamiento del agua lo realizan químicos, biólogos u otros profesionales de laboratorio que siguen varios pasos, a saber:

  1. Oxidación: El primer paso en el proceso es mezclar cloro en agua para oxidar los metales presentes, especialmente hierro y manganeso, que se disuelven en agua.
  2. Coagulación y floculación: El agua se mezcla con sulfato de aluminio, un coagulante que tiene propiedades que ayudan a formar escamas gelatinosas, que servirán para unir impurezas y facilitar su eliminación. La floculación removerá el agua con la ayuda de paletas giratorias.
  3. Decantación: En esta etapa, el agua pasa lentamente a través de los decantadores, quedando de 2 a 3 horas. Este proceso facilita que las escamas de impurezas se depositen en el fondo del decantador.
  4. Filtración: Después de pasar por los decantadores, el agua pasa a los filtros, donde se eliminan las impurezas que quedan en el agua. Los filtros están formados por capas de carbón activado, que elimina el olor y el sabor de los productos químicos utilizados. Por arena, que filtra las impurezas restantes y por grava que tiene la función de soportar la arena y la arena.
  5. Desinfeccion: El cloro se usa para la destrucción de microorganismos presentes en el agua. La ozonización y la exposición a la radiación ultravioleta también se pueden utilizar en este proceso.
  6. Fluoración: Después de ser filtrado, el agua ya es potable, en esta etapa se agrega cloro y flúor para prevenir las caries.
  7. Corrección de pH: En este paso, si es necesario, se agrega más cal hidratada para la corrección del pH..
  8. Ortopolifosfato de sodio: se agrega en el último paso para proteger la tubería de la corrosión y la oxidación.

Finalmente, el agua está lista para el consumo, queda almacenada en depósitos sellados y sellados, y luego se distribuye a la población.

Complementando todo este proceso hay un trabajo continuo de conservación y vigilancia, con muestras tomadas en varios puntos del sistema y análisis físicos, químicos y biológicos, para garantizar la calidad sanitaria del agua que se va a consumir.

Para aprender más: