Transporte en Brasil

Contenido

Transporte en Brasil

los Transporte en Brasil reúnen los más diversos tipos de medios de transporte, es decir, terrestre, acuático, oleoducto y aéreo. Sin embargo, el transporte más utilizado en el país, ya sea para el transporte de carga o de personas, es sin duda el transporte terrestre por carretera, realizado por carreteras y carreteras, mediante vehículos como automóviles, autobuses, camiones, entre otros.

Los sectores del transporte en el país se han expandido y mejorado en varios aspectos en las últimas décadas, lo que no significa que sea satisfactorio. La investigación de la Agencia Nacional de Transporte Terrestre (ANTT), apunta a estos datos, con aproximadamente el 60% del transporte en Brasil se realiza por carretera, el 20% por ferrocarril, el 13% por vías navegables y el 4% por vías aéreas y oleoductos.

Medios de transporte

En primer lugar, cabe recordar las categorías existentes para los medios de transporte, se clasifican según el lugar donde se producen:

  • Transporte terrestre: realizado por tierra, clasificándose en: carretera (carreteras), metro (metrovías) y ferrocarril (vías férreas).
  • Transporte de agua: También llamados «Vías fluviales», se encuentran en vías fluviales (vías fluviales), y se clasifican en: mar (mar), río (ríos) y lago (lagos y lagunas).
  • Transporte aereo: realizado por vías aéreas (airways), tales como aviones, helicópteros, globos, entre otros.
  • Transporte Dutoviário: también llamado “transporte tubular”, se realiza a través de tubos (conductos).

Para conocer más sobre el tema, acceda al enlace: Medios de transporte

currículum

Los sistemas de transporte en Brasil se iniciaron en el siglo XIX, con la construcción de algunas vías férreas y, más tarde, con la expansión de la red vial. La denominada “Era das Ferrovias” marcó el período de expansión de la red ferroviaria en el país, que duró de 1870 a 1920, con la “Estrada de Ferro Mauá”, el primer ferrocarril del país, inaugurado en 1854.

Sin embargo, fue a mediados del siglo XX con el proceso de industrialización, que los gobiernos democráticos, que buscaban el desarrollo político, económico y social de Brasil, se enfocaron en la construcción de carreteras, dejando de lado el sistema ferroviario, que comenzó a deteriorarse. ser considerado lento y con un alto precio de implementación (construcción de líneas ferroviarias), en relación al transporte terrestre por carretera.

Estas consecuencias son notorias hasta el día de hoy, cuando se utilizan pocas líneas ferroviarias para el transporte de personas, mientras que el sistema vial adolece de una infraestructura problemática que se ofrece a la población, donde muchos caminos y carreteras presentan malas condiciones para el transporte, ya que no pavimentar, falta de inspección, peajes excesivos, entre otros.

De esta manera, el transporte en Brasil adolece de muchas deficiencias. Son innumerables los puntos negativos que apuntan a la precariedad del sistema de transporte público en el país, especialmente el terrestre, ya que presentan problemas como hacinamiento, inseguridad y precios muy altos.

La falta de inspección en las carreteras brasileñas puede ser otro problema importante a señalar, como por ejemplo, camiones con cargas mayores a las permitidas, que circulan por las carreteras, generando así un gran impacto en la construcción, lo que conlleva un aumento de accidentes.

A su vez, es importante señalar que, en este caso, el sistema ferroviario permite el transporte de cargas más pesadas en relación a otros transportes terrestres, sin embargo, se utiliza alrededor del 20% en todo el país, en detrimento del 60% del sistema vial.

Otro factor importante para reflexionar es que nuestro país tiene una gran cantidad de ríos, lagos, lagunas y tiene una gran costa marítima; sin embargo, el transporte acuático (o fluvial) tiene poca representación en el país, con un total del 13%.

Dentro del transporte acuático (fluvial, lacustre y marítimo), el fluvial es el más frecuente en el país, que cuenta con 16 vías fluviales y 20 puertos fluviales, siendo más utilizado en la región norte, tanto para el transporte de mercancías como de personas. . Mientras tanto, cabe recordar que existen muchos ríos navegables en el país, sin embargo, en los últimos años han estado sufriendo sequías y sedimentación, impidiendo el paso de grandes embarcaciones.

En general, el sector del transporte en el país ha demostrado que, si bien ha crecido en las últimas décadas, queda un largo camino por recorrer, desde la mejora de las condiciones de transporte, aprovechamiento del potencial del transporte acuático, entre otros.

La inversión en esta área, una mejor evaluación del potencial y la diversificación de los sistemas de transporte son sumamente necesarias para mejorar la calidad de vida del ciudadano, así como para destacar la economía brasileña en el mercado mundial, ampliando así las exportaciones y las importaciones. De hecho, la mejora en la infraestructura de carreteras, vías navegables y la restauración de ferrocarriles, ya indica un buen comienzo para el desarrollo de los sistemas de transporte en el país.