Tejido óseo

Tejido óseo

El tejido óseo es una forma especializada de tejido conectivo, en el que las células óseas se encuentran en una matriz extracelular rica en colágeno, fosfato de calcio e iones.

Es el componente principal del esqueleto.

A pesar de su estructura rígida, los huesos son elementos vivos y dinámicos en constante remodelación.

Clasificación de tejido óseo

El tejido óseo se puede clasificar de acuerdo con su estructura macroscópica (vista a simple vista) y microscópica.

En cuanto a estructura macroscópica, el tejido óseo se puede clasificar en Hueso Compacto mi hueso esponjoso:

Hueso Compacto

Consta de piezas sin cavidades visibles.

Estos tipos de huesos están relacionados con la protección, el soporte y la resistencia.

Por lo general, se encuentran en las diáfisis (tallo de hueso largo).

Hueso esponjoso

Está formado por piezas con muchas cavidades intercomunicadas.

Representa la mayor parte del tejido óseo de huesos cortos, planos e irregulares.

La mayoría se encuentran en las epífisis (los extremos agrandados de un hueso largo).

En cuanto a estructura microscópica, el tejido óseo se puede clasificar en primario mi secundario:

Tejido óseo primario

También se llama no laminar o inmaduro.

Tiene una disposición irregular de las fibras de colágeno, no se forman laminillas.

Tiene menos minerales y una mayor cantidad de osteocitos, en comparación con el tejido óseo secundario.

Es el primer tipo de hueso que se forma, incluso durante el desarrollo embrionario. Este tejido es poco común en adultos y persiste en lugares de intensa remodelación, como los alvéolos dentales y las regiones de inserción de los tendones.

Tejido óseo secundario

También llamado laminar o maduro, se encuentra en adultos.

Presenta fibras de colágeno organizadas en laminillas paralelas entre sí. Los osteocitos están dispuestos en el interior o en la superficie de cada laminilla.

Este tipo de tejido está compuesto por un conjunto de capas de laminillas circulares, concéntricas de diferentes diámetros, denominados sistemas haversianos o harvesianos.

Tejido óseo secundario. Los puntos más claros representan sistemas de Havers y los puntos negros son osteocitos.

Composición del tejido óseo

El tejido óseo está formado por células y material extracelular calcificado, la matriz ósea.

Las células de este tejido pueden ser de tres tipos: osteoblastos, osteocitos y osteoclastos.

los osteoblastos están ubicados en la periferia del hueso y tienen largas extensiones citoplasmáticas que tocan los osteoblastos vecinos.

Son los responsables de la producción de la matriz ósea que se deposita a su alrededor. Cuando son aprisionados por la matriz recién sintetizada, se denominan osteocitos.

los osteócitos son las células más abundantes en el tejido óseo. Cuando se retienen en la matriz celular, las proyecciones citoplasmáticas de cada célula disminuyen. Así, los canales donde se ubicaron estas extensiones sirven como comunicación entre un gap y otro.

También es a través de estos canales que las sustancias nutritivas y el gas oxígeno llegan a las células óseas. Los canales óseos son una red compleja, responsable del mantenimiento y vitalidad de la matriz ósea.

los osteoclastos son células voluminosas y multinucleadas (de 6 a 50 núcleos). Se originan a partir de la fusión de células sanguíneas, monocitos. Entran en actividad en la fase de reabsorción ósea, ya que pueden moverse sobre las superficies óseas y destruir áreas dañadas o envejecidas.

Con esto, permiten la actividad de los osteoblastos que continúan la producción de la matriz ósea. La acción de los osteoblastos y los osteoclastos hace que los huesos se remodelen continuamente.

UNA matriz ósea consta de una parte orgánica e inorgánica. La parte orgánica está formada por fibras de colágeno, proteoglicanos y glicoproteínas. Mientras tanto, la parte inorgánica está compuesta por iones fosfato y calcio. Además de otros iones en menor cantidad, como bicarbonato, magnesio, potasio, sodio y citrato.

Recubrimientos óseos

La superficie externa de los huesos está rodeada por una capa de tejido conectivo, el periostio.

El tejido óseo está muy vascularizado. En el periostio hay vasos sanguíneos y nervios que penetran en los huesos a través de pequeños orificios.

La superficie interna de los huesos está revestida por el endostio, formado por osteoblastos y osteoclastos.

Funciones del tejido óseo

  • Apoya las partes blandas y protege los órganos vitales;
  • Locomoción del cuerpo;
  • Depósito de calcio para el cuerpo.

Además, la médula ósea, que origina las células sanguíneas, está alojada dentro de los huesos.

¿Quieres saber más? Lea también sobre:

  • Esqueleto Humano
  • Sistema Esquelético
  • Clasificación de huesos