Sustantivos Concretos


Sustantivos Concretos

Un sustantivo concreto es una palabra que representa a un objeto real o abstracto que existe en el mundo tangible. A diferencia de los sustantivos abstractos, donde los conceptos no se pueden ver, sentir, oír, oler o probar, un sustantivo concreto es algo que es físicamente real.

Características de los Sustantivos Concretos

  • Son tangiblemente real: los sustantivos concretos se refieren a seres vivos y objetos tangibles que tienen una existencia física real.
  • Tienen características conocidas: cada sustantivo concreto tiene características conocidas y definitivas, como su tamaño, forma, color, etc.
  • Son descriptivos: los sustantivos concretos se pueden describir facilmente utilizando adjetivos.

Ejemplos de Sustantivos Concretos

  • Niño
  • Libros
  • Insectos
  • Mesa
  • Coche
  • Taza
  • Puerta
  • Árbol
  • Felpa
  • Perro

A veces es difícil distinguir entre un sustantivo concreto y un abstracto. Un ejemplo es la palabra amor. Aunque amor no es algo que se pueda ver ni sentirse físicamente, para muchas personas puede ser una entidad real tangible.

¿Qué son los sustantivos concretos?

Los sustantivos concretos son palabras que se encuentran en lenguaje verbal o escrito y que se refieren a cosas o experiencias tangibles. Estas palabras se usan para describir cosas reales, como objetos, personas, lugares e ideas. Estos sustantivos se distinguen de los sustantivos abstractos, que son palabras usadas para describir cosas irreales, como emociones, calidad y conceptos.

Ejemplos de sustantivos concretos

  • Objeto: mesa, lápiz, computadora, coche.
  • Persona: madre, abuelo, profesor, vecino.
  • Lugar: parque, ciudad, jardín, lago.

Utilización correcta de los sustantivos concretos

Los sustantivos concretos se utilizan para nombrar personas, objetos, lugares y ideas. Estas palabras se utilizan para proporcionar información precisa y clara. Esto es especialmente útil para describir situaciones, objetos o personas específicos. Por ejemplo, los sustantivos concretos se pueden utilizar para describir la apariencia de una persona o diferentes tipos de animales.

En conclusión, los sustantivos concretos se refieren a objetos o experiencias tangibles, como personas, lugares, objetos o ideas. Estas palabras ayudan a proporcionar una imagen clara y precisa de la situación y ayudan a la comprensión.

Sustantivos Concretos

Los sustantivos concretos son aquellos que representan seres o cosas reales, tangibles que pueden ser percibidos directamente a través de los sentidos. Estos sustantivos muestran la estrella, la característica y la función de un objeto específico.

Ejemplos:

  • Animales: Perro, gato, caballo.
  • Personas: Profesora, obrero, cirujano.
  • Plantas: Trébol, clavel, girasol.
  • Frutas: Manzana, piña, uvas.

Además de los ejemplos anteriores, los sustantivos concretos pueden ser cosas personales, materiales, ideas abstractas concretadas y sueños y deseos hechos realidad.

Ventajas de los Sustantivos Concretos:

  • Describen objetos específicos.
  • Ayudan a los lectores a hacerse una imagen exacta.
  • Ayudan a enlazar la escritura con los sentidos.
  • Ayudan a los lectores a entender de forma clara lo que se está diciendo.
  • Ayudan a los lectores a sentir cierto tema.

En definitiva, los sustantivos concretos nos permiten ayudar a los lectores a ser captados por la literatura. Esto nos permite hacer uso de la palabra para hacer presente un objeto, ser y/o sentimiento.

Sustantivos Concretos

Los sustantivos concretos son aquellos que se pueden percibir con los sentidos. Por ejemplo, el oído capta el sonido, el olfato detecta los olores, etc. Estos sustantivos pueden ser solo nominales o acompañados de un adjetivo.

Ejemplos de Sustantivos Concretos

  • Objectos: coche, teléfono, pelota, etc.
  • Personas: doctor, mujer, niño, etc.
  • Animales: perro, gato, tigre, etc.
  • Partes de la casa: cocina, living, patio, etc.
  • Sentimientos: alegría, tristeza, miedo, etc.

Se pueden distinguir tres grandes tipos de sustantivos concretos:

  • Inanimados: objetos, plantas, minerales, etc.
  • Animados: personas, animales, etc.
  • Abstractos: sentimientos, emociones, etc.

Los sustantivos concretos son importantes en la vida cotidiana, ya que nos sirven para nombrar todo lo que nos rodea. Por eso debemos conocerlos, comprenderlos y aprender a usarlos de manera adecuada.

También puede interesarte este contenido relacionado:

Deja un comentario