Sindrome de asperger caracteristicas diagnostico y tratamiento


Síndrome de Asperger: Características, Diagnóstico y Tratamiento

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El síndrome de Asperger (también llamado Síndrome de Asperger) es un trastorno del espectro autista que afecta la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con los demás.

Características del síndrome de Asperger

Las personas con síndrome de Asperger presentan un conjunto de características comunes:

  • Movimientos y actitudes corporales simples o rígidas: Incluye problemas en la postura, los movimientos y la manera en que una persona entiende y responde a un entorno.
  • Problemas de comunicación y socialización: Una persona con escalera de Asperger puede tener dificultad para leer y comprender los lenguajes no verbales, como expresiones faciales y gestos. Esto puede hacer que tenga dificultad para relacionarse con los demás.
  • Capacidad continua para el pensamiento simbólico: Las personas con escalera Asperger a menudo tienen una capacidad fuera de lo común para percibir, recordar y razonar simbólicamente y generalmente tienen una inteligencia por encima de la media.
  • Interés en patrones y estructuras: Una persona con AS también puede tener un gran interés en patrones y estructuras, lo cual puede ser útil para la lectura o el aprendizaje de lenguas extranjeras.

Diagnóstico de Síndrome de Asperger

El diagnóstico de síndrome de Asperger a menudo se realiza con pruebas psicológicas, como pruebas clínicas para examinar el comportamiento y la comunicación, así como mediciones de la inteligencia.

Tratamiento del Síndrome de Asperger

Hay varias maneras de tratar el síndrome de Asperger. El tratamiento a menudo implica ayuda para mejorar la capacidad para comunicarse y relacionarse con otros para ayudar a una persona a llevar una vida más normal. Estas estrategias pueden incluir terapia conductual, terapia del habla, terapia ocupacional y terapia social. También pueden incluir la medicación para aliviar los síntomas asociados con el trastorno, como el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Síndrome de Asperger: Características, Diagnóstico y Tratamiento

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo que se encuadra dentro de los trastornos del espectro autista. Está caracterizado por la incapacidad de comprender ciertas situaciones sociales y por la presencia de patrones de comportamiento rígidos e inflexibles. Los niños con Síndrome de Asperger se rigen por una adherencia rigurosa a reglas y rutinas y tienen dificultades para hacer las transiciones entre actividades.

Características del Síndrome de Asperger

Los principales características del Síndrome de Asperger son las siguientes:

  • Rutinas e inflexibilidad: los niños con Síndrome de Asperger son muy rígidos e inflexibles en sus patrones de comportamiento, rutinas y maneras de hacer las cosas.
  • Problemas de compresión de la información social: los niños con Síndrome de Asperger a menudo tienen dificultades para comprender la información social, el lenguaje no verbal y las leyes sociales.
  • Dificultad para hacer amigos: los niños con Síndrome de Asperger a menudo tienen dificultades para desarrollar amistades con otros niños de su misma edad, o la habilidad para iniciar actividades sociales.
  • Intereses restringidos: los niños con Síndrome de Asperger a menudo tienen intereses restringidos y centrados en un solo tema.

Diagnóstico del Síndrome de Asperger

El diagnóstico de Síndrome de Asperger usualmente se hace a partir de la evaluación de los síntomas del niño, así como la evaluación de sus habilidades comunicativas, conductuales y sociales. También se recomienda que los padres, profesores y/o terapeutas/psicólogos del niño sean entrevistados para validar los síntomas observados en el niño.

Tratamiento del Síndrome de Asperger

El tratamiento para el Síndrome de Asperger a menudo combina varias estrategias, incluyendo terapia conductual, terapia ocupacional, terapia de habilidades sociales, y/o medicamentos. El objetivo del tratamiento debe ser mejorar la funcionalidad y la calidad de vida del niño.
Algunos ejemplos de tratamientos comunes son:

  • Aprender habilidades sociales básicas, como la toma de turnos, el juego cooperativo, etc.
  • Ayudar al niño a comprender mejor el lenguaje figurado, la percepción emocional y el comportamiento apropiado.
  • Fomentar la comunicación, ya sea oral o por señas.
  • Ayudar al niño a manejar las emociones y a no sentirse abrumado en situaciones sociales.
  • Desarrollar habilidades motoras finas, y trabajar en la coordinación de movimientos.
  • Trabajar en la autonomía y la autoaceptación.
  • Trabajar en mejorar la organización del tiempo y la planificación de actividades.

También puede interesarte este contenido relacionado:

Deja un comentario