El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se caracteriza por una ansiedad excesiva y una preocupación excesiva por los eventos de la vida cotidiana sin razón aparente. Las personas con síntomas de trastorno de ansiedad generalizada siempre tienden a esperar un desastre y siempre están extremadamente preocupadas por la salud, el dinero, la familia, el trabajo o la escuela.

En las personas con ansiedad generalizada, la preocupación suele ser poco realista o desproporcionada con respecto a la situación. La vida cotidiana se convierte en un estado constante de preocupación, miedo y pánico. Finalmente, el ansiedad Domina el pensamiento de uno, interfiriendo con el funcionamiento diario, incluido el trabajo, la escuela, las actividades sociales y las relaciones.

Principales síntomas de ansiedad generalizada

El trastorno de ansiedad generalizada afecta la forma en que una persona piensa, pero la ansiedad También puede conducir a síntomas físicos. La ansiedad generalizada ocurre cuando una persona tiene dificultades para controlar el miedo durante varios días durante más de seis meses. Además, debe tener tres o más síntomas de la siguiente lista:

  • Preocupaciones y miedos excesivo
  • Visión poco realista de los problemas.
  • Inquietud o sensación de estar siempre "nervioso"
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Dolores de cabeza
  • Sudoración
  • Dificultad para mantener la concentración.
  • Náuseas o ardor estomacal
  • Necesito ir al baño a menudo
  • Fatiga y sensación de cansancio constante.
  • Dificultad para dormir o mantente despierto
  • Temblor y espasmos
  • Asustarse fácilmente

Otros trastornos

Además, las personas con trastorno de ansiedad generalizada a menudo tienen otros trastornos de ansiedad (como trastorno de pánico o fobias), trastorno obsesivo compulsivodepresión mayor o problemas adicionales con el abuso de drogas o alcohol.

Causas de la ansiedad generalizada

La causa exacta de la ansiedad generalizada no se conoce completamente, pero una serie de factores, como la genética, la química del cerebro y los factores estresantes ambientales, pueden contribuir a su desarrollo.

Genética

Algunas investigaciones sugieren que los antecedentes familiares juega un papel relevante Los factores hereditarios pueden aumentar la probabilidad de que una persona desarrolle el trastorno. Esto significa que la tendencia a desarrollar TAG puede ser heredada.

Química del cerebro

La ansiedad generalizada se ha relacionado con el funcionamiento anormal de ciertas células nerviosas que conectan regiones cerebrales específicas involucradas en el pensamiento y la emoción. Estas conexiones de células nerviosas dependen de químicos llamados neurotransmisores. que transmiten información de una célula nerviosa a la siguiente. Si las vías conectan regiones cerebrales específicas no funciona eficientemente, problemas de humor o puede aparecer ansiedad. Los medicamentos, psicoterapias u otros tratamientos que se cree que "ajustan" estos neurotransmisores pueden mejorar las conexiones del circuito y ayudar a mejorar los síntomas relacionados con la ansiedad o la depresión.

Factors ambiental

El trauma y los eventos estresantes pueden contribuir a aumentar la ansiedad. El trastorno de ansiedad generalizada también puede empeorar en momentos de estrés.. A continuación se enumeran algunos factores ambientales que pueden contribuir al aumento de los niveles de ansiedad.

  1. Estrés en el trabajo, la escuela u otros entornos de alta presión;
  2. Tratar con el abuso, la violencia, la intimidación y otros traumas;
  3. Muerte de un ser querido, divorcio y luto ;
  4. Situaciones que cambian la vida como el matrimonio, cambios de trabajo, escuelas o incluso la ciudad y el país
  5. Problemas relacionados, como depresión, trastornos alimenticios. y abuso de sustancias químicas;
  6. Efectos secundarios de drogas o sustancias como las drogas., alcohol, cafeína y nicotina;
  7. Problemas financieros o desempleo;
  8. Relación difícil con pareja, familiar o amigos.

¿Qué tan común es la ansiedad?

Unos 20 millones de brasileños sufren de algunos trastorno de ansiedad. La mayoría de las veces, los síntomas de ansiedad comienzan en la infancia o adolescencia, pero pueden comenzar en la edad adulta. Es más común en mujeres que en hombres.

¿Cuáles son las diferencias entre 'ansiedad saludable' y ansiedad generalizada?

La ansiedad comenzó a estudiarse en 1895 cuando Freud escribió sobre la "neurosis de ansiedad" e identificó dos fases. El primero es el saludable que surge de un sentimiento difuso de miedo o deseo. El segundo es el sentimiento aterrador.

A diferencia de la ansiedad normal, la ansiedad patológica causa daño al individuo, su desempeño en el trabajo, en las actividades diarias, generando una sensación de impotencia en las situaciones y dificultando el manejo de los eventos que generan ansiedad. Los trastornos de ansiedad son comunes tanto en niños como en adultos, con una prevalencia estimada de por vida de 9% y 15% respectivamente.

"El trastorno de ansiedad generalizada (TAG) se define por la Clasificación de los trastornos mentales (CIE 10) como un trastorno de ansiedad generalizada y persistente no relacionado con las circunstancias ambientales. Es decir, está flotando ”, comenta la psicóloga Marcia Iorio. La ansiedad saludable es controlable y la persona que la siente puede identificar los sentimientos que se están desvelando actualmente.

¿Es posible prevenir la ansiedad generalizada?

No existe una receta o fórmula mágica para prevenir la ansiedad generalizada, pero es posible tener una vida más saludable. eso ayudará a mantener la ansiedad lejos de la vida cotidiana. Ejercicios físicosGobernar, dormir bien (al menos 7 horas por noche), no beber y tener una vida social activa son cosas que ayudan a mantener este trastorno fuera de lo común.

Diagnóstico

El trastorno de ansiedad generalizada, también conocido como TAG, se considera un trastorno mental destacado por una preocupación excesiva o una expectativa exorbitante que se descontrola durante más de seis meses.

Si hay síntomas de ansiedad generalizada, el médico comenzará una evaluación haciendo preguntas sobre el historial médico y psiquiátrico del individuo. Luego realizará un examen clínico. Aunque no hay pruebas de laboratorio para diagnosticar específicamente los trastornos de ansiedad, el médico puede usar varias pruebas para buscar dolencias físicas como la causa de los síntomas.

Un psiquiatra o psicólogo diagnosticará el trastorno de ansiedad generalizada en función de los informes de la intensidad y la duración de los síntomas, incluidos los problemas de funcionamiento causados ​​por los síntomas. El psicólogo o psiquiatra luego determina si los síntomas y el grado de disfunción indican un trastorno de ansiedad específico. El TAG se diagnostica si los síntomas han estado presentes por más días que por un período de al menos seis meses. Los síntomas también deben interferir con la vida diaria, como hacer que pierda el trabajo. u otros compromisos importantes

Tratamientos

Si no se encuentra ninguna otra condición médica, el individuo puede ser derivado a un psiquiatra o psicólogo., profesionales de la salud mental especialmente capacitados para diagnosticar y tratar enfermedades mentales como la ansiedad generalizada. El tratamiento para el trastorno de ansiedad generalizada generalmente incluye una combinación de medicamentos y psicoterapia.

Plataformas como Nucleo VisualPueden facilitar la búsqueda de un psicólogo que cumpla con los requisitos específicos para satisfacer a todos los que necesitan seguimiento. Visita nuestro sitio web ¡y compruebe usted mismo todas las oportunidades que ofrece!

Medicinas

Los medicamentos están disponibles para tratar la ansiedad generalizada y pueden ser especialmente útiles para las personas cuya ansiedad interfiere con el funcionamiento diario. Los medicamentos más utilizados para tratar el TAG a corto plazo (ya que pueden ser adictivos, sedantes y pueden interferir con la memoria y la atención) son de una clase de medicamentos llamados benzodiacepinas. Algunas veces, estos medicamentos también se conocen como hipnóticos sedantes o "tranquilizantes menores" porque pueden eliminar los intensos sentimientos de ansiedad aguda. Funcionan disminuyendo los síntomas físicos de la ansiedad, como la tensión muscular y la inquietud. Las benzodiacepinas comunes incluyen Xanax, Librium, Valium y Ativan. Estos medicamentos pueden exagerar los efectos de la sedación cuando se combinan con otros medicamentos y también son peligrosos si se mezclan con alcohol. Algunos antidepresivos como Paxil, Effexor, Prozac, Lexapro, Zoloft y Cymbalta también se usan para tratar el TAG durante largos períodos de tiempo. Estos antidepresivos Puede tomar algunas semanas comenzar a funcionar, pero son más seguros y más apropiados para el tratamiento a largo plazo de la ansiedad generalizada.

Psicoterapia

Es uno de los procesos altamente recomendados para personas que sufren trastornos de ansiedad. Durante psicoterapia El individuo aprende a reconocer y cambiar los patrones de pensamiento y los comportamientos que conducen a sentimientos de ansiedad. La terapia ayuda a limitar el pensamiento distorsionado y a analizar las preocupaciones de manera más realista.

Además, técnicas de relajación, respiración profunda, meditación. y el yoga, pueden ayudar a controlar la tensión muscular que a menudo acompaña a TAG. La práctica de ejercicios físicos y técnicas de atención plena pueden ser grandes aliados de la psicoterapia y la intervención farmacológica.

Si ha reconocido alguno de los signos o síntomas descritos en este artículo, consulte a un psicólogo o médico de confianza. Programe una cita y comience a cuidar su salud emocional!

Consejos para manejar la ansiedad

1. Practica actividades físicas

La actividad física estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que actúa en el cerebro y regula el estado de ánimo, el sueño, el apetito, la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y la sensibilidad al dolor., movimientos y funciones intelectuales. Es la sustancia del placer y el bienestar. Si aún no eres fanático de ningún deporte o actividad física, permítete descubrir algo nuevo. Caminar, trotar, nadar, una clase de baile, tenis o incluso deportes de equipo como el baloncesto o el fútbol pueden ser alternativas para escapar del estilo de vida sedentario y reducir los niveles de ansiedad. Caminar al aire libre, mantenerse en contacto con la naturaleza, por ejemplo, puede ser una hermosa oportunidad para relajar la mente.

2. Invierta en alimentos triptófanos

Los alimentos ricos en triptófano son excelentes para mejorar el estado de ánimo y proporcionar una sensación de bienestar porque ayudan en la formación de serotonina, una sustancia en el cerebro que facilita la comunicación entre las neuronas, regulando el estado de ánimo, el hambre y el sueño, por ejemplo. Los principales alimentos ricos en triptófano son los alimentos ricos en proteínas como carne, pescado, huevo o leche y derivados. Queso, maní, anacardos, pollo, huevo, guisantes, pescado, almendras, aguacates, papas y plátanos son alimentos que pueden ayudar a aumentar los niveles de triptófano y astral.

3. Alivia el estrés diario

Trate de evitar situaciones y momentos estresantes tanto como sea posible. Algunas terapias alternativas pueden ayudar a aliviar el estrés. La acupuntura, por ejemplo, es una terapia china oriental que consiste en puntos estimulantes diseminados por todo el cuerpo. Ayuda a combatir las migrañas, los calambres, la fibromialgia, el estrés e incluso ayuda a perder peso. La aromaterapia, la musicoterapia, el yoga, el watsu, la geoterapia, la quiropráctica, el shiatsu y el reiki también son alternativas que pueden aliviar el estrés, el bienestar y mejorar los sentimientos como el miedo, la ansiedad y la tristeza.

4. Controla la respiración

Respirar adecuadamente puede ser muy útil para controlar el cuerpo y la mente. Trate de reservar momentos del día para respirar lentamente solo por la nariz. Los ejercicios de tres a siete minutos ya son suficientes para proporcionar un mayor equilibrio y calma. Respira lenta y profundamente, observando el movimiento del diafragma. Otro consejo es acostarse en la cama, con las luces apagadas, y poner las manos sobre el abdomen. Tienes que contar mientras respiras para crear un ritmo. Puede respirar contando mentalmente hasta cuatro y exhalando al mismo tiempo, siempre por la nariz.

5. Evita los pensamientos negativos

Intente cambiar su discurso interno aprendiendo a prestar atención a sus pensamientos, no alimentando pensamientos fantasiosos e incoherentes para el futuro. Esté atento a las frases que comienzan con What if …, what if … y reduzca los pensamientos negativos. Siempre que se acerque un pensamiento negativo, trate de evitarlo pensando en situaciones agradables y cosas que le brinden placer.

6. Toma un poco de té

Desde la antigüedad se sabe que algunas plantas tienen efectos medicinales. El hábito de tomar té puede tener efectos beneficiosos en su salud emocional.. Enumeramos algunos especialmente adecuados para la ansiedad: manzanilla, lúpulo, valeriana, bálsamo de limón, maracuyá, lavanda, romero y melisa.

7. Sé más organizado

El desorden interrumpe la función cerebral y causa estrés. Estar organizado facilita el trabajo del cerebro al permitirle tener previsibilidad para realizar tareas. La energía adicional consumida como resultado del desorden en su armario u oficina, por ejemplo, acumula un mayor desgaste del cerebro, cansancio, tiende a comprometer el funcionamiento mental y puede causar otras enfermedades. Comience por organizar los cajones, luego los libros, y así también organizará sus pensamientos. Algunas personas a menudo bromean diciendo que cuando quieren organizar sus vidas, comienzan organizando sus armarios. Puede tener sentido. ¡Ordene las piezas que ya no desea, llévelas como donación y experimente la sensación de organizar todo a su alrededor!

8. Diviértete con tus seres queridos.

Pasa tiempo de calidad con amigos, familiares y personas que realmente amas. Deje a un lado sus redes móviles y sociales y disfrute cada momento con sus seres queridos. Citas, por ejemplo, es un acto generador de placer mediado por varias hormonas. Los principales son la serotonina y la oxitocina que causan bienestar en la persona y de alguna manera mejoran la autoestima. Las personas enamoradas también se cuidan mejor y se preocupan más por su salud.

9. sonrisa

La sonrisa alivia el estrés. En casos de estrés y ansiedad, incluso la sonrisa más estricta puede reducir drásticamente el nivel de estrés y hacerte más feliz. La risa relaja el cuerpo y la mente, fortalece las defensas orgánicas, mejora la circulación y la presión arterial, y libera endorfinas, que promueven una sensación de bienestar general.

10. Sea un seguidor de la atención plena

Atención plena Es una técnica meditativa que se ha estudiado y extendido cada vez más como tratamiento complementario en el tratamiento de diversos trastornos mentales. Sentirse enojadotristeza, miedo, angustia, ansiedad, podemos tratar de tomar conciencia de las sensaciones físicas que se presentan en lugar de alimentar los pensamientos. Cuando calmamos (relajamos) nuestro cuerpo, calmamos nuestros sentimientos.

11. Descubre actividades placenteras

Los pasatiempos brindan placer y nos desvían de las tensiones. Estas son estrategias para evitar el estrés. Tener un pasatiempo debería ser tan importante como dormir y comer. Si aún no tiene pasatiempo, permítase descubrir nuevas actividades que le brinden placer. Bailar, cantar, tocar un instrumento musical, coser, hacer crucigramas y leer pueden ser buenas alternativas. Aprender una actividad manual como pintar, trabajar la madera, bellas artes, jardinería o incluso aprender a cocinar puede despertar nuevas sensaciones y elevar el estado de ánimo y la autoestima..

12. Fortalecer la autoconciencia

Autoconocimiento Es un gran aliado en la lucha contra la ansiedad. En tiempos de crisis, la actitud más sensata es abandonar lo que se sabe que se sumerge en la fase de "No sé". Por lo tanto, es posible romper patrones mentales que nos limitan para resolver problemas de alta complejidad y encontrar soluciones innovadoras cuando vivimos bajo una intensa presión. En este sentido, la psicoterapia es uno de los recursos más poderosos para el autoconocimiento. Si aún no lo has probado, ¡busca un psicólogo con el que te sientas cómodo y sumérgete!

Fuentes:

Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales – DSM 5

Asociación de ansiedad y depresión de América

También te puede interesar:

Síndrome de pánico: síntomas físicos y tratamiento

Realidad virtual en el tratamiento de la ansiedad social