Poesía marginal

Poesía marginal

A Poesía marginal o en generación de mimeógrafo fue un movimiento sociocultural que afectó a las artes (música, cine, teatro, artes plásticas) sobre todo, a la literatura.

Este movimiento surgió en los años 70 en Brasil e influyó directamente en la producción cultural del país.

Leminski, uno de los grandes representantes de esta generación, define el término marginal:

«Marginal es el que escribe al margen,
dejando la pagina en blanco
para que pase el paisaje
y aclare todo sobre la marcha.
Marginal, escribe entre líneas,
nunca saber realmente
quién vino primero,
El huevo o la gallina
”.

Resumen

Este movimiento llamado «marginal» absorbió el grito silenciado por la Dictadura Militar mediante la unión de varios artistas, agitadores culturales, educadores y maestros.

Así, permitió una nueva forma de difusión del arte y la cultura brasileña, reprimida por el sistema totalitario que imperaba en el país.

Inspirado en los movimientos de la contracultura, el nombre “Generación Mimeógrafo” remite precisamente a su principal característica.

Es decir, la sustitución de los medios tradicionales de circulación de obras por medios alternativos de difusión. Estos fueron empleados por artistas independientes o «representantes de la cultura marginal».

Así sintieron los artistas involucrados la necesidad de expresarse y, sobre todo, difundir sus ideas.

A partir de este movimiento literario revolucionario, la producción poética “fuera del sistema” fue difundida por los propios poetas a partir de tiradas pequeñas.

Fueron producidos en toscos folletos mimeografiados, que vendían su arte a bajo costo, en bares, plazas, teatros, cines, universidades, etc.

La poesía marginal se componía mayoritariamente de pequeños textos, algunos de atractivo visual (fotos, cómics, etc.), absorbidos por un lenguaje coloquial (rasgos de oralidad), espontáneos, inconscientes.

El tema cotidiano y erótico estaba impregnado de sarcasmo, humor, ironía, blasfemia y jerga de la periferia.

En una de las vertientes de este movimiento sociocultural y artístico, aparece notablemente la “Poesía marginal”, la de la periferia, representando así la voz de la minoría.

Los poetas marginales rechazaron cualquier modelo literario, por lo que no “encajaban” en ninguna escuela o tradición literaria.

De este movimiento marginal surgieron poetas que destacaron como Chacal, Cacaso, Paulo Leminski y Torquato Neto.

En el ámbito musical destacan Tom Zé, Jorge Mautner y Luiz Melodia. En las artes plásticas, fueron Lygia Clark y Hélio Oiticica quienes se identificaron con el movimiento.

Una de las frases más conocidas del artista Hélio Oiticica demuestra su cercanía a la Generación Mimeógrafo:

«Sea marginal Sea un héroe«

Principales poetas y obras

Consulta a continuación los poetas y obras que destacaron en la «Generación Mimeográfica»:

Cacaso (1944-1987)

Antônio Carlos Ferreira de Brito, conocido como Cacaso, fue escritor, profesor, crítico y letrista.

Poeta de Minas Gerais nacido en Uberaba, Cacaso fue uno de los máximos representantes de la poesía marginal.

Su voz colaboró ​​con el grito de libertad que ansiaba el país frente a la represión provocada por la dictadura.

Podemos ver este tema expresado en muchos de sus versos, por ejemplo en el poema “Hogar, dulce hogar”:

«Mi patria es mi infancia: por eso vivo en el exilio”.

Dejó un gran legado para la literatura brasileña, con más de 20 cuadernos, algunos en forma de diarios, con poemas, fotos e ilustraciones.

Algunas obras que merecen mención:

  • La maldita palabra (1967)
  • grupo escolar (1974)
  • Beso en la boca (1975)
  • Segunda clase (1975)
  • En la cuerda floja (1978)
  • Mar de Mineiro (1982)

Chacal (1951)

Nacido en Río de Janeiro, el nombre “Chacal” es el seudónimo de Ricardo de Carvalho Duarte. Junto a Cacaso, destacó como poeta marginal en la generación del mimeógrafo.

Poeta y letrista brasileño, Chacal mimeografió su obra “Much Prazer” en 1971. Otras obras que merecen mención son:

  • Precio de la entrada (1972)
  • América (1975)
  • Quampérius (1977)
  • Ojos rojos (1979)
  • Boca morada (1979)
  • Cosas tontas (1982)
  • Drops de Abril (1983)
  • Todo Rally (1986)
  • Letra eléctrica (1994)
  • Belvedere (2007)

Paulo Leminski (1944-1989)

Poeta de Curitiba y gran representante de la poesía marginal, Paulo Leminski Filho fue escritor, crítico literario, traductor y docente.

Escribió cuentos, poemas, haiku, ensayos, biografías, literatura infantil, traducciones y, además, hizo colaboraciones musicales.

Publicó sus primeros poemas en la revista concretista “Invenções” y colaboró ​​con otras revistas de vanguardia.

Algunas de sus obras que merecen mención son:

  • Catatau (1976)
  • Curitiba
  • Etcétera (1976)
  • Si no fuera por eso y fue menos / no fue tanto y fue casi (1980)
  • Caprichos y relax (1983)
  • Jesús (1984)
  • Distraídos Venceremos (1987)
  • Ahora son ellos (1984)
  • Metamorfosis, un viaje por la imaginación griega (1994)

Francisco Alvim (1938)

Poeta de Minas Gerais nacido en Araxá, Francisco Soares Alvim Neto es un escritor y diplomático brasileño.

Destacó en la poesía marginal con poemas breves y un lenguaje coloquial. Formó parte del grupo inicial de poetas marginales “Frenesi”, junto a Cacaso y Chacal. Algunas obras que destacaron:

  • Sol de ciegos (1968)
  • Pasatiempo (1974)
  • Cada dos días (1978)
  • Festival y lago, montaña (1981)
  • Poesía recopilada (1988)
  • El elefante (2000)
  • El metro Ninguno (2011)

Torquato Neto (1944-1972)

Poeta de Piauí, Torquato Pereira de Araújo Neto fue escritor, periodista, cineasta (actor y director) y letrista de música popular.

Organizó la revista de poesía de vanguardia “Navilouca” (1974) y participó en movimientos de contracultura como Tropicália, Concretismo y Poesía Marginal.

En palabras del artista:

«Escucha, amigo: un poeta no se hace con versos. Es riesgo, es estar siempre en peligro sin miedo, es inventar peligro y siempre recrear al menos dificultades mayores, es destruir el lenguaje y explotar con él (…) Quien no se arriesga no puede gritar”.

Su obra más destacada, ordenada en dos volúmenes, es: “Torquatália: desde adentro” y “Geleia Real”, publicada póstumamente, en 2005. Con tan solo 28 años, Torquato se suicidó en la ciudad de Río de Janeiro.

Ana Cristina César (1952-1983)

Poeta, traductora y crítica literaria carioca, Ana Cristina César es considerada una de las principales figuras femeninas de la generación del mimeógrafo.

Sus publicaciones en ediciones independientes que merecen mención son: “Cenas de Abril” y “Correspondência Complete”.

Además de estos, otros trabajos que destacaron:

  • Luvas de Pelica (1980)
  • La literatura no es un documento (1980)
  • A tus pies (1982)
  • Inédito y disperso (1985)

Ana se suicida en Río de Janeiro cuando tenía 31 años, tirándose desde la ventana de su dormitorio.

Nicolas Behr (1958)

Nicolas Behr es un poeta brasileño nacido en Cuiabá. Fue un gran representante de la Generación del mimeógrafo y la Poesía Marginal. Lanzó su primera obra mimeografiada en 1977, titulada “Yogur con harina”.

Otras obras que cabe mencionar son:

  • Grande Circular (1978)
  • Granos de guayaba (1978)
  • Té con palizas (1978)
  • Con la boca en la botella (1979)
  • Brasiléia Desvairada (1979)
  • L2 Nuevas Fuera W3 (1980)
  • Porque Build Brazil (1993)
  • Secreto secreto (1996)
  • Ombligo (2001)

Ejemplos de poesía marginal

A continuación se muestran algunos ejemplos notorios de poesía marginal:

Rápido y rastrero (Chacal)

habrá una fiesta
que voy a bailar
hasta que el zapato pide que se detenga.
entonces me detengo
quitarme el zapato
y bailo por el resto de mi vida.

Cogito (Torquato Neto)

soy como soy
pronombre
personal intransferible
del hombre que empecé
tan lejos como imposible
soy como soy
ahora
sin grandes secretos antes
no hay nuevos dientes secretos
esta vez
soy como soy
aquí estoy
indecente sin cerrojo
hizo un pedazo de mi
soy como soy
vidente
y vivir tranquilamente
cada hora del final.

Soneto (Ana Cristina César)

Aquí pregunto si estoy loco
Quien quiere saber como decir
Pregunto mas si estoy cuerdo
Y mas si soy yo

que uso el sesgo para amar
y finjo fingir que finjo
adora la pretensión
fingiendo que soy falso

Les pregunto aquí señores
quien es la doncella rubia
quien se llama ana cristina

Y quien se dice que es alguien
Es un fenomeno importante
¿O es un lapso sutil?

Receta (Nicolas Behr)

Ingredientes:
Conflictos de 2 generaciones
4 esperanzas perdidas
3 litros de sangre hervida
5 sueños eróticos
2 canciones de los beatles
Modo de preparar
disolver los sueños eróticos
en los dos litros de sangre hervida
y deja que tu corazón se congele
prende fuego a la mezcla
agregando dos conflictos generacionales
a las esperanzas perdidas
cortar todo en pedacitos
y repetir con las canciones de los beatles
el mismo proceso que se usa con los sueños
erotico pero esta vez hierve un
un poco más y revuelva hasta que se disuelva
parte de la sangre se puede reemplazar
para jugo de grosella
pero los resultados no serán los mismos
sirva el poema simple o con ilusiones.

No se detenga ahí. Hay más textos muy útiles para ti:

  • Los mejores poetas brasileños modernos y contemporáneos
  • Poemas de amor imperdívies