La meditación es un conjunto de técnicas de origen antiguo, relacionadas con la tradición oriental, especialmente las culturas china e india.

Debido a sus beneficios comprobados, actualmente es el foco de cientos de estudios científicos destinados a medir su impacto en el bienestar, la prevención o el tratamiento de diversas enfermedades, así como en la mejora intelectual y emocional.

En resumen, podemos definir la meditación como un entrenamiento mental, centrándose en desarrollar la atención plena en el momento presente, generando una mayor conciencia y autoconocimiento.

Simplemente, y de forma gratuita, podemos incluir la práctica en nuestra rutina, logrando resultados en poco tiempo.

Mira en este artículo las razones por las cuales la meditación Ha sido muy recomendado por profesionales de la salud y apreciado por sus profesionales.

Meditación desmitificadora

Cuando buscamos información sobre cómo surgió la meditación, nos encontramos con contextos religiosos.

Aunque es posible que incluso las personas prehistóricas ya estuvieran experimentando estados meditativos, ya que no confiaban en la escritura para registrar sus prácticas, el origen de la meditación a menudo se atribuye a textos hindúes (indios) y taoístas (China), que datan de desde 1500 a. C. hasta 300 a. C.: el origen de las técnicas.

Con el tiempo, la meditación se ha generalizado en Oriente, siempre vinculada a cuestiones espirituales.

Solo en la segunda mitad del siglo XX las técnicas comenzaron a popularizarse en Occidente.

En la década de 1970, el cardiólogo y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, Dr. Herbert Benson, realizó estudios con sus pacientes hipertensos, adaptando las técnicas tradicionales de meditación para ayudarlos a promover la salud..

El trabajo de Benson fue un hito importante en la comprensión de los beneficios de la meditación, desenganchándola de su carácter estrictamente religioso.

Por supuesto, no hay problema en seguir técnicas meditativas como un ejercicio de elevación espiritual o, como propone la meditación budista, la iluminación de la conciencia.

Validado por la ciencia

Sin embargo, al agregar las evaluaciones positivas de la ciencia, ampliamos el alcance del interés en la práctica, ya que lo extraemos de una comprensión exclusivamente mística.

Las contribuciones de la meditación, por lo tanto, son independientes del compromiso con cualquier fe particular o rito religioso. Todos, sin restricciones por inclinaciones filosóficas e ideológicas, pueden experimentar las ventajas de la meditación, notando rápidamente mejoras en la calidad de vida global

Otro concepto erróneo que merece una aclaración especial se refiere a la reducción del acto de meditar sobre el hábito. de una postura de loto para llegar a un pensamiento nulo.

Tampoco es absolutamente necesaria la postura, se puede meditar caminar, por ejemplo, y es mucho menos posible la exclusión absoluta del pensamiento. ¡No podemos "pensar en nada"!

Lo que propone la meditación es la agudización de la atención, con un mayor enfoque del pensamiento, es decir, lo contrario de lo que postula el sentido común.

¿Por qué meditar?

¿Por qué la meditación fue tan popular de repente? Emprendedores, niños, personas mayores, creativos … Personas de diferentes perfiles adoptan la práctica y reportan beneficios reales.

Dado que cada perfil tiene un estilo de vida y un propósito particular, no podemos imaginar que el efecto de la meditación sea idéntico para todos. Cada uno lo legitima a su manera.

Sin embargo, hay algo en común con todos los testimonios que pueda encontrar. La meditación se define como algo que mejorar procesos.

La felicidadproductividad de éxito, tranquilidad Identificamos nuestros propósitos en diferentes palabras, pero todos apuntan a una sensación de pleno disfrute de la vida, con el desarrollo de habilidades que consideramos esenciales para nuestro bienestar..

Esa es la pregunta: ¿cómo podemos invertir consciente y continuamente en estos objetivos, considerando que somos en gran parte responsables del éxito, o no, en nuestros desafíos?

Meditación vs. La felicidad

Nota: Disfrutas de tu felicidad tal como está presente en el momento en que sucede. ¿Eres más creativo o productivo cuando estás inmerso en un proyecto, enfocado, abierto a ideas.

Independientemente de qué formas de meditación se apliquen, ofrecen precisamente la posibilidad de una mayor integración con el momento, aumentando la percepción tanto del cuerpo como de las emociones..

La meditación no vacía la mente. Ella lo limpia. Proporciona claridad, organización de ideas, comprensión del comportamiento. de sentimientos y respuestas físicas.

Este autoconocimiento El entusiasmo, que no es mágico ni complejo, fortalece nuestra capacidad de actuar. Nuestro control sobre las experiencias. Por lo tanto, potenciamos nuestro ser, lo que aporta más calidad a nuestro tiempo y opciones.

Beneficios de la meditación

Si crees que los beneficios de las prácticas meditativas son fantasiosos, subjetivos, sin evidencia concreta, ¡es hora de cambiar de opinión! No estamos apelando a las creencias: hablamos de prueba científica!

Entre los resultados positivos del hábito de meditación, según la investigación empírica realizada desde la década de 1970, podemos mencionar:

  • ayuda a controlar la ansiedad;
  • reduce el estrés y enfermedades resultantes de esta condición;
  • ayuda en el tratamiento de la hipertensión;
  • aumenta la protección cardiovascular;
  • promueve el alivio del dolor crónico;
  • atenúa los síntomas de depresión;
  • mejora el sistema inmune;
  • mejora la memoria, el aprendizaje, la concentración y el razonamiento;
  • favorece la calidad del sueño, con episodios de insomnio disminuidos;
  • Permite un mayor control sobre los estados de ánimo y las emociones.

¿Cómo aprender a meditar solo?

Sabes lo que es la meditación de atención plena? El término comenzó a usarse en publicaciones tempranas y experimentos científicos que analizaron los efectos de la meditación en la salud de las personas.

Durante la última década, la atención plena ha ganado aún más proyección, con cientos de estudios académicos que validan la técnica de "atención plena".

Aunque en su base hay preceptos de la meditación budista, la práctica carece de características religiosas.

En resumen, lo que propone la atención plena es un estado de concentración, en cuerpo y pensamiento, con un fuerte énfasis en observar la respiración como un recurso para mejorar la atención.

Puedes contar con entrenamiento para desarrollar la habilidad centrarse en el presente. Sin embargo, como la atención plena no requiere posturas alucinantes o conocimientos filosóficos avanzados, es ideal para los profesionales que buscan simplificar y meditar de forma autónoma.

Mindfulness: ¡entrena tu cerebro!

Respiramos automáticamente ¿Por qué perderíamos el tiempo analizando algo que hacemos sin darnos cuenta? Básicamente porque a medida que aprendemos a prestar atención a algo tan instintivo, estamos invocando nuestros cerebros para desarrollar una habilidad que se extiende a otras áreas.

El problema es que no solo respiramos inconscientemente. También comemos, caminamos, reaccionamos en un estado de distracción, con pensamientos caóticos o desconectados de la acción que estamos tomando actualmente.

Sin darnos cuenta, dejamos que el modo automático alcance gran parte de nuestra rutina. Estamos tan ocupados con el pasado y el futuro que perdemos calidad en el presente.

Cuanto más desviamos nuestra atención de lo que estamos viviendo, más ansiosos estamosdeprimidoimproductivo, estresado e infeliz nos sentimos. Esto afecta nuestra salud física y mental, según la ciencia.

Las técnicas de atención plena pretenden detener esta alienación estimulando el potencial del cerebro alerta y activo en el momento de nuestras acciones.

Como este es un entrenamiento, este tipo de meditación requiere interferencia de rutina, que desarrolla nuevos hábitos de pensamiento.

Se recomienda que la práctica se realice durante al menos 15 minutos diarios. Sin embargo, a medida que enfoca su concentración, encontrará que el ejercicio ocurre naturalmente, incorporado a sus actividades más mundanas.

Estrategias de meditación

1. Comience con lo básico: respiración

Tómese un momento tranquilo para concentrarse exclusivamente en su actividad elemental.

Siéntate cómodamente. Puede estar en posición de loto o indio si lo prefiere. Lo interesante es buscar una postura erguida, ya que se facilitará la percepción del cuerpo.

Observe el aire entrando y saliendo. Presta atención a las partes del cuerpo que se mueven con este flujo. Siente el ritmo de inhalación y exhalación.

La mente puede querer distraerse. Persiste, enfocando tu atención en tu cuerpo, tus músculos, tus sensaciones con el aire. Es decir, rescata el foco cuando se escapa de ti.

Con el hábito, el rendimiento mejora y se convierte en un recurso valioso para mitigar situaciones estresantes.

2. Medita en caminar

Busque un espacio en el que pueda caminar sin mayores preocupaciones sobre desvíos o interrupciones.

La idea es prestar atención a las sensaciones del cuerpo. Siente el pie tocando el suelo, el ritmo de los pasos, la distribución del peso según el movimiento, la postura, el balanceo de los brazos …

Imagina descubrir cómo funciona caminar. Investigue sus detalles. Concéntrese completamente en las acciones, sin prisa.

3. Activa las papilas gustativas

Muchas veces comemos hablando, mirando televisión, revisando nuestro teléfono celular, pensando en las próximas tareas a realizar.

Adoptando ejercicios Desde la atención plena en algunas situaciones gastronómicas, tenemos el beneficio adicional de disfrutar más intensamente los sabores, enriqueciendo las papilas gustativas.

Prueba el ejercicio con una fruta. Lávelo, como si lo estuviera descubriendo con el tacto. Observe sus características físicas como el color, la forma, el peso …

Olerlo Cuando te lo lleves a la boca, explora todas sus texturas. Cierra los ojos y presta atención a cada sabor que puedas identificar. Haga que masticar sea un ritual lento con piezas pequeñas a la vez.

Dado que la fruta, o cualquier alimento que parezca apropiado, ofrece un punto focal muy específico, concreto y rico en análisis, esta estrategia es extremadamente útil como una forma de meditación para la ansiedad.

Las personas ansiosas tienen dificultades para entrar en el presente. El objeto fuera del cuerpo, por lo tanto, puede ser un recurso interesante para controlar los pensamientos y enfocarse en el "ahora".

4. Haz del baño una experiencia de meditación

Tenga en cuenta que estamos puntuando una serie de actividades de rutina y, a través de ellas, exigimos un descanso en modo distraído.

Como el baño está en nuestra vida diaria y permite la privacidad, ¿por qué no adoptarlo como un momento de entrenamiento para llamar la atención?

Siente la temperatura del agua en contacto con la piel. Respire cada aroma de artículos de tocador que use. Note el toque de la espuma. Buscar conciencia en cada gesto que haces

5. Crear momentos de atención plena

Como puede ver en los ejemplos, la atención plena es muy accesible e intuitiva. Solo pide un comentario dedicado. Por lo tanto, es posible aplicar el principio a diferentes circunstancias. Solo genera la ocasión.

Prepara un café con este arreglo. Beber un vaso de agua, cuidar el jardín, doblar la ropa, escuchar los sonidos del medio ambiente. Invierte tu don de sentidos.

La meditación es fácil y natural cuando comenzamos a experimentarla. En un mes de práctica, tu estado de ánimoEl razonamiento y el autocontrol ya producirán resultados alentadores. ¡Toma el examen!

¿Te gustó la publicación? Entonces firme nuestro boletín informativo para recibir, en su casilla de correo electrónico, notificaciones de nuestro contenido y noticias!

Lea también:

Meditación guiada: técnicas y beneficios de la práctica

Meditación del sueño: aprende a meditar y a dormir mejor