Literatura portuguesa

Literatura portuguesa

La literatura portuguesa cubre ocho siglos de producción. Los primeros registros datan del siglo XII, cuando los árabes fueron expulsados ​​de la Península Ibérica y con la formación del Estado portugués.

En primer lugar, los informes se redactaron en «gallego-portugués». Esto se debió a la integración cultural y lingüística entre Portugal y Galicia.

Esta región perteneciente a España y aún hoy los vínculos con los portugueses, están vinculados a través de la cultura y la economía.

La literatura portuguesa sigue las grandes transformaciones históricas. Estas son las influencias que dictan las divisiones y subdivisiones de la producción literaria en: época medieval, época clásica, época romántica o época moderna.

Las eras se subdividen en escuelas literarias o estilos de época.

En Era Medieval

La Era Medieval de la literatura portuguesa se divide entre Primera Época (trovador) y Segunda Época (humanismo).

Comienza a principios del siglo XII con la publicación de un texto Canción de Riverside, también conocido como Canción de Guarvaia, de Paio Soares de Taiverós. Esta obra es considerada la más antigua de la literatura portuguesa.

Trovador – Primera temporada

Los trovadores ocurren entre 1189, fecha de publicación de Canción de Riverside, hasta 1434, cuando Fernão Lopes fue nombrado cronista jefe de Torre do Tombo. Durante el Trovador, hay manifestaciones en poesía, prosa y teatro.

La poesía trovadoresca se divide en:

  • poesía Lírica: Cantigas de Amor y Cantigas de Amigo;
  • poesía Satírica: Cantigas de Escárnio y Cantigas de Maldizer.

Dentro de la prosa medieval, las manifestaciones literarias se subdividen en Novelas de Cavalaria, Hagiografias, Cronicões y Nobiliários. En el teatro, la subdivisión se llama Misterios, Milagros y Moralejas.

Conozca más sobre las Cantigas Trovadorescas.

Humanismo – Segunda Época

El humanismo se extiende desde 1434 hasta 1527 y se considera un período de transición de la cultura medieval a la clásica. Comienza con el nombramiento de Fernão Lopes como cronista jefe de Torre do Tombo, en 1418.

Durante este período, la poesía se clasifica como poesía palaciega. El autor Fernão Lopes es el principal representante de la prosa humanista y, en el teatro, Gil Vicente.

Obtenga más información sobre la literatura medieval.

Era clásica

La época clásica de la literatura portuguesa se produjo entre los siglos XVI, XVII y XVIII. Como en la época medieval, contó con demostraciones de poesía, prosa y teatro. Esta fase se divide en tres períodos:

Clasicismo (1527-1580)

Su hito inicial es la llegada de Sá de Miranda desde Italia. Cuna del Renacimiento, el poeta portugués trajo un nuevo estilo conocido como “dolce stil nuevo”(Dulce estilo nuevo).

Sin duda, Luís de Camões, fue el principal representante del momento con su poesía épica Los Lusiads.

Siglo XVII o barroco (1580-1756)

El hito inicial del Barroco en Portugal es la muerte del escritor Luís de Camões en 1580. Este período duró hasta 1756 con la llegada de un nuevo estilo: el arcadismo.

Sin duda, el padre Antônio Vieira fue el máximo representante del período a partir del cual su Sermones. Estos trabajos fueron escritos en un estilo conceptista, donde el trabajo con los conceptos fue lo más importante.

Años setenta o arcadismo (1756-1825)

También llamado neoclasicismo, el arcadismo en Portugal tuvo como punto de partida la fundación de Arcádia Lusitana en 1756 en la capital, Lisboa.

Estos lugares sirvieron para el encuentro de varios artistas comprometidos con presentar una nueva estética y alejarse de la anterior.

Bocage fue considerado el más grande escritor de la época y sus obras que merecen ser destacadas son: Muerte de D. Ignez de Castro, Elegia, Idílios Marítimos.

Era moderno

La Era Moderna de la literatura portuguesa comienza en 1825 y continúa hasta el presente. Se divide en Romanticismo (1825-1865), Realismo, Naturalismo y Parnasianismo (1865-1890), Simbolismo (1890-1915) y Modernismo (1915 hasta la actualidad).

Romanticismo (1825-1865)

El romanticismo en Portugal comienza con la publicación de la obra Camões Almeida Garrett en 1825. Para algunos estudiosos, esta escuela literaria comienza en 1836 con la publicación de La voz del profeta, de Alexandre Herculano.

En ese momento, el país estaba pasando por muchas transformaciones resultantes de la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas. Este sentimiento de incertidumbre e insatisfacción se manifiesta en las obras literarias que se produjeron en el período.

Las principales características del romanticismo portugués fueron: idealización, sufrimiento, nostalgia, nacionalismo, subjetivismo y medievalismo. Destacan los autores: Almeida Garret, Alexandre Herculano, Antônio Feliciano de Castilho, Camilo Castelo Branco y Júlio Dinis.

Realismo (1865-1890)

El realismo en Portugal presenta la «Quimeira coimbrã» como punto de partida. Representó una disputa entre unos jóvenes literatos y estudiantes de Coimbra (Antero de Quental, Teófilo Braga y Vieira de Castro) y el escritor romántico Antônio Feliciano de Castilho.

A pesar de los ideales románticos, el realismo tuvo como característica principal la negación de los sentimientos, que fueron exaltados por los escritores del romanticismo. Para ello, las obras escritas en ese período se apoyaron en el cientificismo, el objetivismo y el materialismo.

Destacan los escritores Antero de Quental y Eça de Queirós. El primero tuvo su obra Los sonetos, como el principal del período. Ya Eça de Queirós, reveló su maestría en la novela El primo Basilio.

Naturalismo (1875-1890)

El naturalismo en Portugal comenzó con la publicación de la obra El crimen del padre Amaro (1875) de Eça de Queirós. Aunque Eça ha tenido un gran protagonismo en el movimiento del realismo, algunas de sus obras tienen características notablemente naturalistas.

Paralelamente al movimiento realista, el naturalismo tiene algunas características que se asemejan como la negación de lo romántico, el cientificismo, la objetividad y el materialismo.

Por otro lado, sus personajes están marginados y no tienen un gran enfoque en la burguesía como es el caso del realismo. En ese momento, se destacan las características e instintos humanos.

Además de Eça de Queirós, los escritores más destacados de la época fueron Abel Botelho, Francisco Teixeira de Queirós y Júlio Lourenço Pinto.

Parnasianismo (1870-1890)

El parnasianismo en Portugal también sucedió en paralelo con los movimientos realista y naturalista. Su precursor fue el poeta João Penha. Basados ​​en el lema «arte por arte», los escritores de ese momento estaban más preocupados por la perfección formal que por el contenido en sí.

Así, la preocupación por la estética fue la principal característica de estas obras, siendo el soneto un tipo de poema en una forma fija que prevaleció. Nuestros temas son tanto la realidad cotidiana como los clásicos. Los principales escritores fueron: João Penha, Cesário Verde, António Feijó y Gonçalves Crespo.

Simbolismo (1890-1915)

El simbolismo en Portugal tuvo como punto de partida la publicación de la obra Oaristos (1890) de Eugênio de Castro. En oposición a los movimientos anteriores, rechaza el cientificismo, el materialismo y el racionalismo. Por tanto, sus principales características son la musicalidad, la trascendencia y el subjetivismo.

Los escritores de ese momento se apoyan en manifestaciones metafísicas y espirituales para escribir sus obras. Además de Eugênio de Castro, destaca la producción poética de António Nobre y Camilo Pessanha. Este movimiento termina en 1915 con el advenimiento del movimiento modernista.

Modernismo (1915 hasta nuestros días)

El modernismo en Portugal comienza en 1915 con la publicación de la revista Orpheu. Este período se dividió en tres fases:

  • Generación de Orpheu (1915-1927) que comienza con la publicación de la revista Orpheu. Sus principales representantes fueron: Mário de Sá-Carneiro, Almada Negreiros, Luís de Montalvor y el brasileño Ronald de Carvalho.
  • Generación de presencia (1927-1940) que comienza con la publicación de la revista Presencia. Sus principales representantes fueron: Branquinho da Fonseca, João Gaspar Simões y José Régio.
  • Neorrealismo (1940) que comienza con la publicación de Gaibéus, de Alves Redol. Además de él, otros escritores destacados fueron: Ferreira de Castro y Soeiro Pereira Gomes.

Orígenes de la literatura brasileña

Los orígenes de la literatura brasileña están estrechamente relacionados con la estética literaria portuguesa. Las primeras manifestaciones de la literatura brasileña ocurrieron durante el Período Colonial, en el siglo XVI. A diferencia de la literatura portuguesa, se divide en dos épocas: era colonial y era nacional.