Hambre en África

Hambre en África

UNA Hambre en África llega al menos a 236 millones de personas, según datos de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).

África es el continente con el mayor número de personas afectadas por el hambre.

Causas

En África, la falta de alimentos es resultado de varios factores como el proceso colonial, la concentración de poder, las condiciones climáticas, la corrupción de las autoridades, la baja productividad agrícola, el aumento de la población, entre otros.

Madre amamanta a su hijo en un campo de refugiados durante la guerra civil en Sudán

Durante la colonización, los países que ocuparon África retiraron del territorio riquezas materiales y materias primas que pudieran servir para el desarrollo de la región. Además, esclavizó a sus pueblos, sacando a la población joven que podía trabajar.

En el proceso de descolonización, para lograr la independencia, algunos países tuvieron que luchar durante mucho tiempo contra sus colonizadores. Este fue el caso de Argelia y el Congo, por ejemplo.

Además, debemos considerar los conflictos internos de los pueblos africanos que, después de la independencia, entraron en guerra civil.

Mapa del hambre de África

Las cifras de hambre en el continente africano han disminuido. En la década de 1980, las imágenes de Biafra (región de Nigeria) o Etiopía eran devastadoras, donde la población no tenía los nutrientes mínimos para mantenerse en pie.

Debido al crecimiento económico experimentado en la región, en las últimas dos décadas, los índices mejoran como vemos en el mapa a continuación. Sin embargo, los números están lejos de ser ideales.

Tres de cada cuatro personas que nacen en la región de África subsahariana son víctimas del hambre, según la ONU. La situación se considera grave en el llamado Cuerno de África, donde se encuentran los países más pobres del mundo: Eritrea, Sudán, Etiopía, Somalia, Kenia y Uganda.

Hasta 2008, los ingresos per cápita (por cabeza) de un africano era de 1,25 dólares al día. Para entender la diferencia, el ingreso per cápita de un estadounidense es de 55.200 dólares y el de un brasileño de 11.530 dólares, según el Banco Mundial.

Guerras en Africa

Un país en guerra no se cultiva, las tribus son constantemente amenazadas y robadas por soldados de ambos bandos. De esta forma, los agricultores abandonan los cultivos, comienza el período de escasez de alimentos y se extiende el hambre.

El hambre es mayor en los países en guerra, ya que absorben la capacidad de generar ingresos y mantener el orden de explotación de los conquistados.

La guerra civil también genera el desplazamiento de poblaciones que no tienen otra alternativa que ir a los campos de refugiados. Ahora hay al menos 13,5 millones de refugiados en África, lo que representa el 38% de los refugiados en todo el mundo.

En movimiento o en campos de refugiados, las víctimas de la violencia están a merced de la ayuda internacional. En las últimas tres décadas, los africanos afectados por el hambre tienen un 50% de probabilidades de estar desnutridos y la mitad de los niños no irán a la escuela.

Incremento de la población

La crisis alimentaria se ve favorecida además por el aumento de la población. También según la ONU, en 1950 África estaba habitada por 221 millones de habitantes.

El número aumentó a casi mil millones en 2009. Esto se explica porque África sigue siendo una economía eminentemente rural y más niños significan más armas para trabajar.

Asimismo, existen pocos programas que permitan la planificación familiar. De esta forma, la tasa de natalidad en África es de 5,2 nacimientos por mujer a lo largo de la vida y es la más alta del mundo.

Para comparar, en Brasil, la tasa de fecundidad es de 1,8 hijos por mujer, según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística).

Problemas ambientales

La sequía mata el ganado, destruye los cultivos y deja a la población sin alimentos

Los problemas ambientales también aumentan el problema del hambre. Hoy África carece de soluciones a los procesos de erosión y desertificación provocados por la deforestación. Las áreas con suelo pobre tienen menos posibilidades de producción agrícola y bajo rendimiento.

Los problemas ambientales africanos se enfrentan a una falta de inversión y competitividad. Las organizaciones internacionales actúan sobre las consecuencias del problema y no sobre las causas.

Corrupción

Otro punto de inflexión para el hambre en África es la corrupción, con las tasas más altas en los países evaluados por la ONG Transparência.

Los fondos de ayuda humanitaria a menudo terminan en manos de políticos corruptos y no llegan a quienes los necesitan.

Soluciones

Es el consenso de la ONU, académicos, organizaciones no gubernamentales, gobiernos mundiales y naciones africanas que no hay escasez de alimentos para África. Lo que falta es una correcta gestión de los recursos naturales para que todos puedan alimentarse.

Las condiciones que enfrentan los pueblos africanos son el resultado de políticas de explotación permanente. Con el aumento del precio de las materias primas a principios del siglo XXI, el continente mostró importantes tasas de crecimiento y disminución de las tasas de mortalidad infantil.

Sería necesario aprovechar este buen resultado, invertir en educación para crear un círculo virtuoso que acabaría con el hambre en África de una vez por todas.

Lea mas: