En resumen, la empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de otro, experimentando el punto de vista de uno.

Es una característica innata de los humanos y, dada la conciencia de su necesidad de relaciones más saludables, se puede ejercer de manera consistente y reflexiva.

Practicar la empatía promueve los prejuicios, amplía nuestra percepción, enriquece las opiniones y resuelve los conflictos que parecen inevitables.

Entonces es una habilidad tan querido por las relaciones personal y profesional y es esencial para aquellos cuyo trabajo es administrar o dirigir equipos de trabajo.

Comprender mejor el concepto de empatía. Comprenda por qué es tan beneficioso para el entorno laboral, al igual que otros aspectos de su vida.

Empatía y reconocimiento de la individualidad.

Esa máxima, tan a menudo repetida por madres celosas, que "no son todos", adquiere una nueva connotación cuando proponemos discutir el pensamiento empático.

Quizás nuestros sabios padres nos estaban alentando a adoptar esta postura. Quienes nos equivocamos …

"No eres todo el mundo" significa que tu yo No debe medirse para evaluar a todos, como si su punto de vista pudiera ser la única respuesta plausible a los eventos.

Cada uno de nosotros es una colección de experiencias únicas, emociones. particulares e interpretaciones derivadas de las experiencias empíricas e intelectuales que tuvimos ocasión de saborear, o amargar.

Entonces, lo que puede ser simple y obvio, según su punto de vista, puede ser un verdadero misterio para el otro que está a su lado. Y viceversa.

"A todos" les gustó esa película. Tú no. "Todos" aman a esa persona. Tú no. "Cualquiera" puede realizar tal tarea. Tú no.

¿Te has dado cuenta de eso? Del choque entre un sentido de colectividad, de unanimidad y sus propias conclusiones, ¿qué punto en la dirección opuesta?

Esta noción nos lleva a la comprensión de la empatía porque cuando notamos nuestra diferencia, podemos respetar mejor la diferencia de los demás.

No hay "todos". Incluso cuando estamos buscando el mismo objetivo, cada uno de nosotros lo hace de manera única y por diferentes razones. Esto se descubre fácilmente durante una conversación franca.

El ser empático es un oyente interesado

Empatía y psicología Tiene una conexión íntima precisamente porque a ambos les preocupa desconectar a los "pilotos automáticos" de las certezas redundantes y erróneas. El concepto es igualmente apreciado por áreas de conocimiento como la filosofía y la sociología, ya que también son ciencias que privilegian preguntas y análisis no relacionados de estereotipos.

Son ciencia escuchando, cuestionando interesado en la variedad de hipótesis que el ser humano es capaz de plantear. Ciencias que celebran la diversidad y la individualidad como su única convicción.

El otro no es inalcanzable para nosotros. Se vuelve incomprensible solo cuando no estamos dispuestos a escucharlo realmente. Cuando nuestros juicios anteriores preceden y sirven como parámetro para cualquier explicación o comprensión que se nos pueda revelar.

La empatía nos molesta. Pide el fin de la sordera y la ceguera narcisista.

No somos "todos". No somos un punto de referencia para lo bueno, lo correcto, lo mejor. No somos el estándar de conducta u opinión.

Comprender esta premisa nos libera, al tiempo que solicita flexibilidad e invierte con la responsabilidad del despertar constante.

Por lo tanto, ser empático es abandonar los prejuicios limitantes, reemplazando el comportamiento egocéntrico. por actitudes que denotan verdadera inteligencia y ética.

Empatía y liderazgo: ¿por qué van juntas estas palabras?

El lider una empresa, una organización, un grupo de apoyo, un partido político, un proyecto, una opinión o una audiencia, solo tiene éxito cuando desarrollas tu empatía. De lo contrario, es un fracaso o un dictador (o ambos).

Debido a diferentes razones (miedo, necesidad y falta de elección, por ejemplo), un líder no empático puede incluso permanecer en el cargo por un tiempo. Pero inevitablemente será reemplazado tan pronto como surja la oportunidad.

Aquellos que lideran necesitan tener una mirada cercana. Debes entender qué motivaciones diferentes grupos mueven a cada individuo bajo su tutela.

En el caso de un líder de equipo profesional, el resultado de la falta de empatía. Baja productividad y la proactividad, la alta rotación de empleados, las ausencias y los conflictos son solo algunas pistas recurrentes.

La regla de oro de cualquier liderazgo Es saber escuchar. Así es como reconoce talentos, identifica dificultades, fomenta innovaciones y forma equipos con diversas competencias.

Un líder empático no busca espejos de sí mismo. Entiende que las funciones que delega requieren personalidades compatibles con los detalles de esa tarea. La pluralidad es, por lo tanto, una estrategia sabia.

Liderar requiere reconocer la importancia de las diferencias

El buen líder sabe que si no practica la empatía, se abruma, porque al no ver a los demás, les quita la autonomía de las acciones elementales.

Sabe que si solo espera obediencia como resultado de su guía, pronto encontrará empleados cansados, incapaces de encontrar soluciones a los problemas cotidianos, dispuestos a renunciar a su trabajo tan pronto como se presente una nueva oportunidad.

¡El liderazgo no es presunción de omnisciencia! No es suficiente establecer metas sin evaluar la consistencia entre estos y las condiciones reales de los empleados.

¿La entrega está por debajo de las expectativas? Las conclusiones apresuradas o las amenazas no resolverán la divergencia. El líder sabio hace uso de empatía y busca determinar el origen de la disonancia, interrogando al colaborador sobre los motivos.

No impone su verdad. Escuche, descubra si hay alguna razón personal involucrada, si la fecha límite es incompatible con la meta, si hay alguna falta de aprendizaje. Al descubrir la barrera, puede negociar soluciones, presentar alternativas. Así es como fortalece y justifica su posición en la empresa.

Sin empatía, un líder no es más que un robot: está a punto de ser reemplazado por una inteligencia que agrega sintonía a los procesos.

¿Cuál es la diferencia entre empatía y simpatía?

A veces confundimos estas palabras, aunque hay una distinción crucial entre ellas.

Cuando decimos que sentimos simpatía por alguien, estamos afirmando una afinidad con su forma de ser.

En general, definimos a una persona agradable como alguien que revela buen humor, amabilidad, afabilidad y un carácter más extrovertido.

Una persona puede ser extremadamente amigable sin, sin embargo, ser empática. La simpatía es una especie de cortesía, una sensación de ser agradable en las reuniones y los diálogos.

Ya empatía No siempre es tan sonriente. Una persona empática puede ser más serio, introspectivo, silencioso. Es un hombre analítico y observador a quien no le importa dar a los demás lo que quieren, sino lo que necesitan.

La empatía no presupone armonía de gustos y puntos de vista. La empatía se basa en la capacidad de interpretar al otro, independientemente de la simpatía mutua.

La simpatía puede incluso usarse como un dispositivo para camuflar la falta de empatía hacia alguien. Podemos ser reflexivos y halagadores, ocultando nuestras impresiones de una persona solo porque este comportamiento es más eficiente para nuestros propósitos.

No es una cosa negativa. Por el contrario, es lo que permite tratar una serie de relaciones mientras se mantiene una postura socialmente apreciable.

La empatía no puede sostenerse con actitudes superficiales. Requiere una conexión profunda con las emociones, necesidades y percepciones de los demás en un esfuerzo legítimo para vestir la piel del otro para descifrar sus actitudes y elecciones.

Empatía y liderazgo.

Cuando hablamos de liderazgo, la noción exacta de la diferencia entre empatía y simpatía es fundamental. Un buen líder, no necesariamente, es la típica figura agradable. Tampoco debe imaginar que su misión, en conversaciones con los empleados, es complacerlos. Esta actitud puede incluso inspirar una buena impresión al principio. Pero debido a que es ineficaz y transformador, no traerá resultados.

En un ejemplo práctico, un líder que confunde simpatía con empatía puede escuchar excusas por incumplimiento o incumplimiento de las reglas y, buscando hacer que el empleado se sienta cómodo, aceptará las justificaciones, evitando preguntas más incisivas. Como consecuencia, no resuelve el problema.

El líder empático, por otro lado, va en sentido contrario. No te preocupes por ser querido, desde una actitud condescendiente. Él, de hecho, quiere entender, saber qué causa la irregularidad del empleado. Por supuesto, debe ser discreto al dirigir sus preguntas; después de todo, su objetivo no es involucrar al interlocutor sino descifrarlo.

Este no es un ejercicio fácil, ya que presupone la exención del juicio previo y el abandono de la propia experiencia como mediador de conclusiones. Sin embargo, el liderazgo implica el desarrollo de habilidades. complejo

La empatía siempre es un desafío. Pero al administrarlo de manera competente, muchos obstáculos se superan productivamente. Escuchar y descubrir qué necesita la gente para trabajar más y más integración es lo que transporta el sentido de colaboración del papel a la práctica.

¿Eres una persona empática?

Recuerda que la empatía es parte de tu naturaleza. Puede estar un poco oxidado en su vida diaria, pero puede ser estimulado desde el momento en que asume la responsabilidad de hacerlo más presente en sus relaciones.

Una forma de facilitar el desarrollo de este personaje es reconocer en ti mismo y en los demás los signos de empatía.

El hábito de cuestionar es una de las principales virtudes de las personas empáticas. Preguntas sinceras, que realmente apuntan a tener en cuenta los puntos de vista que se escapan, que no son tangibles a través de experiencias vividas directamente.

Las personas empáticas son, por lo tanto, excelentes oyentes. Están atentos y dispuestos a aprender. Disfrutan leyendo personas, interpretando no solo palabras sino también emociones y lenguaje corporal.

Empatía Es sinónimo de curiosidad comprometida con el respeto. Es una preocupación activo, que no debe confundirse con caridad, piedad o intromisión.

La empatía es conexión, lo que hace que la reunión de diferencias sea una ocasión de mejora mutua.

Plataformas como Nucleo VisualPueden facilitarle la búsqueda de un psicólogo que cumpla con los requisitos específicos para satisfacer a todos los que necesitan seguimiento o desarrollo personal. Visita nuestro sitio web ¡y compruebe usted mismo todas las oportunidades que ofrece!

¿Te gustó la publicación? Entonces suscríbase a nuestro boletín. para recibir notificaciones de nuestro contenido y promociones en su casilla de correo electrónico!

Lea también:

¿Qué significa resiliencia? Aprende a desarrollarlo en el trabajo

Auto-sabotaje: el enemigo de la productividad y el éxito.