El hito de Simbolismo en Portugal es la publicación de la obra Oaristos (1890), libro de poemas de Eugenio de Castro.

Sin embargo, el movimiento literario ya influyó en Portugal en las revistas académicas "Os Insubmissos" y "Bohemia Nova", cuyos autores fueron Eugênio de Castro y Antônio Nobre.

El simbolismo se extiende hasta la Proclamación de la República en 1910, bajo la influencia de la nueva realidad política.

El final del movimiento, sin embargo, ocurre en 1915, en medio de la Primera Guerra Mundial, el hito cronológico del modernismo en Portugal.

Es en este contexto que Mário Sá-Carneiro y Fernando Pessoa lanzan la revista "Orpheu"

El movimiento del simbolismo en Portugal está estrechamente relacionado con el estado de depresión que domina a la sociedad como resultado de la crisis de la monarquía, la crisis económica y financiera y el ultimátum inglés.

El ultimátum inglés proviene de 1870, cuando Inglaterra comenzó el plan expansionista con el lema: un dominio del Cabo de El Cairo.

Autores y trabajos

Eugenio de Castro (1869-1944)

La obra de Eugenio de Castro se divide en dos fases: la simbolista y la neoclásica. Es el autor de Oaristos, marcado por el uso de nuevas rimas, nuevas métricas, aliteraciones y riqueza en vocabulario. Los temas están marcados por la pasión fatal, el pesimismo y la necrofilia.

Noble Anthony (1867-1900)

La poesía de Antonio Nobre está marcada por un profundo pesimismo, subjetivismo y egocentrismo. Es el autor de Torres, donde revela el culto al profetismo sebastianista y al nacionalismo nostálgico.

Camilo Pessanha (1867-1926)

Camilo Pessanha es considerado el mejor poeta del simbolismo portugués. Es el autor de Klepsydra, donde expresa el pesimismo característico del movimiento simbolista.

Contexto histórico

El simbolismo marca la transposición de la estética literaria de finales del siglo XIX, que se opone a las propuestas del realismo.

Las corrientes literarias ya no pueden expresar la evolución del pensamiento burgués, la formación de grandes mercados de consumo y la industrialización de los grandes centros urbanos.

  • Rechazo al cientificismo, al materialismo y al racionalismo.
  • Manifestaciones metafísicas y espirituales.
  • Negación del naturalismo
  • Exaltación a la realidad subjetiva.
  • Sublimación
  • Subjetivismo
  • Uso de sinestesias y aliteraciones
  • Musicalidad

Complemente su investigación leyendo los artículos.: