educación en Brasil

educación en Brasil

La educación en Brasil comienza con la llegada de los portugueses, cuando los sacerdotes asumieron el papel de catequistas y maestros de los indios.

Así, la historia tiene su inicio marcado por la relación establecida entre religión y alfabetización, hasta que los jesuitas fueron expulsados ​​del país en 1759.

Solo muchos años después, la responsabilidad de la educación recayó en el Estado. Pero los profesores no estaban preparados para enseñar.

Los maestros se convirtieron en personas que simplemente habían recibido alguna instrucción, que en su mayoría eran sacerdotes.

La democratización de la educación finalmente se apalancó en 1920. Anísio Teixeira fue importante para combatir la restricción de la educación a una minoría, así como la relación entre educación y religión.

Historia de la educación

Brasil Colonia

La educación formal en Brasil comenzó en 1549 cuando llegó al país el padre Manuel da Nóbrega. La alfabetización se restringió a los niños, que aprendieron a leer y escribir mientras se convertían al cristianismo.

El principal objetivo de los jesuitas era difundir enseñanzas religiosas a sus alumnos, de quienes esperaban total obediencia.

En 1759 el Marqués de Pombal expulsó a los jesuitas e impuso nuevas reglas. La educación se ha convertido en propiedad estatal.

Leer Compañía de Jesús.

En 1760, aunque no hubo una formación específica de profesores, hubo un concurso de profesores. El hecho de que no hubiera formación significó que muchos sacerdotes se convirtieran en maestros, lo que mantuvo la proximidad entre religión y educación.

Pero las clases comenzaron oficialmente 14 años después, es decir, en 1774. En este gran intervalo, los profesores particulares enseñaron a los hijos de familias que tenían esta posibilidad en términos económicos.

Había un título de nobleza reservado para los maestros, que también estaban exentos de algunos impuestos. A pesar de esto, no fueron compensados ​​adecuadamente.

Las clases se llamaron clases reales, pero tras la dimisión del marqués de Pombal D. María cambié el nombre a clases públicas.

Brasil Imperial

En el período imperial fue muy difícil pasar el concurso de profesores. Ante la necesidad de incrementar el personal docente, el Estado admitió maestros sin titulación, pero les pagó menos.

La dificultad, sin embargo, fue recompensada con la garantía de un puesto vitalicio, aunque la remuneración no compensó.

Recién en 1835 surgieron las primeras escuelas de formación de profesores. Sin embargo, los valores morales y religiosos eran los más valorados, incluso más que los conocimientos que poseían los profesores.

La gran mayoría no reconoció la importancia de la educación. Por esta razón, los padres no matriculaban a sus hijos en la escuela a los 5 años, como recomendaba la reforma, o tan pronto como sabían leer y escribir, los retiraban de la escuela.

República de Brasil

Benjamin Constant organizó una reforma en educación, que contempló la división por series y por grupos de edad.

Fue en ese momento cuando surgió la figura del director de la escuela, cargo que ocupaban los hombres.

El Estado presionó a los maestros para que cumplieran con el programa escolar y no reprobaran a los estudiantes, lo que resultó en un gasto excesivo y la deserción de los estudiantes.

Entre otros educadores, Anísio Teixeira fue uno de los pioneros de la nueva pedagogía. Combatió la restricción de la educación a las élites y el enfoque religioso.

En 1939 se crea el curso de Pedagogía en la Pontificia Universidad Católica de Campinas (PUC-Campinas).

Paulo Freire, uno de los más grandes pedagogos del mundo, propone trabajos en educación popular.

En 1971, la educación comienza a organizarse en primaria, gimnasia y bachillerato y es obligatoria hasta los 14 años.

presente

Después de tanto tiempo, la precariedad en la educación es uno de los problemas sociales de nuestro país. Esto se debe a que hay niños que aún no tienen acceso a la educación formal o la escuela a la que asisten está llena y ofrece pocas condiciones. Como resultado, estos niños tienen menos oportunidades.

Uno de los mayores problemas es que Brasil no invierte adecuadamente en educación, a pesar de que invierte más en educación que algunos países desarrollados.

Además del tema financiero, por ejemplo, situaciones de desvío de fondos.

Además de estas cuestiones, también está en juego la formación del profesorado. Lo cierto es que hay profesores que imparten asignaturas para las que no han recibido formación, además de que se les anima poco en cuanto a retribución.

Finalmente, entre las situaciones que requieren mayor atención, se encuentra la reforma de la educación secundaria, la base curricular nacional común (BNCC) y la crisis de la educación superior.

Dado

Según el IBGE (Instituto Brasileño de Geografía y Estadística), entre 2007 y 2014 hubo una caída del analfabetismo y un aumento de la escolaridad de los niños entre 6 y 14 años. El nivel de educación brasileño también aumentó en el mismo período.

Mujeres de 10 a 14 años, analfabetas, por sexo:

Fuente: IBGE, Dirección de Investigación, Coordinación de Ingresos y Trabajo, Encuesta Nacional por Muestra de Hogares 2007/2015.

Sin embargo, cuando se analiza más el asunto, nos encontramos ante la siguiente realidad, según datos de 2011 proporcionados por el Instituto Paulo Montenegro:

– El 27% de los brasileños son analfabetos funcionales (saben leer, pero no comprenden el significado de lo que leen)
– El 4% de los estudiantes de educación superior se consideran analfabetos funcionales

En el Pisa (Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes) de la OCDE, Brasil ocupa las posiciones 63, 59 y 66 en ciencias, lectura y matemáticas, respectivamente.

¿Interesado? Vea también:

  • Analfabetismo en Brasil
  • Inclusión escolar: concepto y desafíos
  • LDB (actualizado en 2019)
  • Plan de lección (instrucciones, modelo y ejemplos)