Digestión Es la transformación de los alimentos en sustancias asimilables, que se realiza en el tracto digestivo o digestivo mediante dos tipos de procesos: mecánico y químico.

Digestión mecánica

La digestión mecánica se realiza con el masticarel tragar y con los movimientos que ocurren en el tracto digestivo, llamados movimientos peristálticos o peristalsis

Masticar y tragar

En la digestión, en su proceso mecánico, los alimentos se mastican y se reducen a trozos muy pequeños, con la ayuda de dientes y lengua. El contacto de los alimentos con la saliva facilita su paso por el tracto digestivo.

Proceso de deglución

Después de masticar y salivar el pastel de comida eso es tragado Durante la deglución paladar blando se retrae hacia arriba y el lengua empuja la comida hacia atrás y la arroja a la faringe, que contrata y proyecta el pastel de comida para esófago.

Cuando tragamos, el epiglotis cierra la glotis, evitando que los alimentos lleguen a la tráquea.

Esófago

El esófago, es un conducto muscular que realiza contracciones involuntarias llamadas movimientos peristálticos o peristalsis, lleva el bolo alimenticio al estómagodonde comienza el proceso químico de digestión.

Digestión química

En digestión química, los alimentos se descomponen en partículas más pequeñas gracias a la acción de las enzimas presente en el jugo digestivo, experimentando cambios en su composición química.

Estómago

Estómago

En estomago Los movimientos peristálticos mezclan el bolo alimenticio con jugo gástrico, producido por las glándulas de la mucosa gástrica. Este jugo contiene el ácido clorhídrico, que mantiene la acidez estomacal, proporcionando una condición favorable para el trabajo de las enzimas en la digestión.

Un pepsina, la enzima principal en el estómago, actúa en la transformación de proteínas, mejorando la digestión química. La hormona gastrina (producida en el estómago cuando los alimentos entran en contacto con sus paredes) regula la acción de la pepsina, que transforma moléculas grandes (polipéptidos) en moléculas más pequeñas (dipéptidos).

La digestión de proteínas comienza en el estómago y continúa en el intestino delgado.

El jugo alimenticio resultante de la digestión química se llama quimo. El paso del quimo al intestino se controla a través de la válvula llamada píloro.

Intestino delgado

Intestino delgado

En el intestino delgado La mayor parte de la digestión y asimilación de nutrientes ocurre. En él se distinguen dos regiones: el duodeno y el íleon yeyuno.

En duodeno se liberan secreciones del hígado y el páncreas, que junto con el jugo entérico o intestinal, actúan sobre el quimo (bolo alimenticio que se parece a una masa blanca después de una digestión gástrica).

  • Un bilis es la secreción de hígado almacenado en la vesícula biliar, que se libera en el duodeno a través del conducto biliar común. La bilis no contiene enzimas digestivas pero el sales biliares (contiene principalmente agua y bicarbonato de sodio) que separan las grasas en partículas microscópicas, facilitando la acción de las enzimas pancreáticas sobre los lípidos.
  • El jugo pancreático: Es producido por el páncreas. Un tripsina Es una de las enzimas producidas en el páncreas que actúa sobre las proteínas. Solo se activa cuando llega al duodeno y se une al jugo entérico, convirtiéndose en quimotripsina.
  • El jugo intestinal o entérico: Es producida por la mucosa intestinal. Tiene enzimas que completan la digestión de lípidos, proteínas y carbohidratos..

Al final del proceso realizado en el duodeno, todas las sustancias forman un líquido blanco viscoso llamado kilo, que va al yeyuno íleon.

En yeyuno íleon Gran parte de los nutrientes resultantes del proceso de digestión son absorbidos por la sangre y transportados a todas las células del cuerpo. Lo que no se absorbe (el agua y la masa alimenticia, compuesta principalmente de fibra) pasan al intestino grueso.

El fibras dietéticas Por lo tanto, son esenciales para la formación de heces y el buen funcionamiento de los intestinos.

Intestino grueso

El intestino grueso Absorbe agua y minerales que el intestino delgado no ha asimilado en la digestión. El material no digerido forma las heces que se acumulan en el derecho (parte final del intestino grueso) y posteriormente expulsado por movimientos peristálticos a través del canal de la ano.