Crisis económica en Brasil

Contenido

Crisis económica en Brasil

UNA crisis económica de Brasil comenzó alrededor de 2014.

Para algunos analistas, el país no debería salir de la recesión hasta 2020.

Fuente

La crisis económica de Brasil se atribuye a una serie de factores, ya que sería imposible señalar una sola razón para explicarla.

Podemos entenderlo por las condiciones históricas de Brasil como el hecho de que el país era un proveedor tradicional de materias primas.

Asimismo, debido a las desigualdades estructurales, cuando hay crecimiento económico en Brasil, no todos los segmentos de la sociedad se benefician.

El gobierno de Lula empezó con un país estabilizado sin inflación. El crecimiento económico que habían prometido tenía que empezar y nunca se cumplió.

Para ello, el gobierno de Lula aplicó una política de intereses subsidiados y crédito barato para los empresarios elegidos por el gobierno. También convirtió al gobierno en un importante inversor y llevó a cabo numerosas obras públicas.

Evolución del PIB en los gobiernos de FHC y Lula

Las consecuencias fueron un aumento de los ingresos de las clases D y E, un cambio en los hábitos de consumo e inversión y un fuerte aumento de la demanda de la población brasileña. No se estimularon los ahorros y las inversiones a largo plazo.

La situación externa era favorable, ya que el mundo estaba experimentando un fuerte aumento de las exportaciones de productos básicos.

Cuando comenzó la crisis mundial en 2008, el gobierno de Lula aplicó medidas para garantizar que el mercado interno ahora más grande continuara sustentando la demanda brasileña.

Así, aplicó una serie de exenciones fiscales a electrodomésticos, automóviles y productos de construcción. Brasil incluso registró una tasa de crecimiento del PIB del 7,6% en 2010.

Sin embargo, según el economista Ricardo Amorim, todas estas medidas estimularon el consumo y no la producción.

¿Qué sucedió? La mano de obra se encareció, el espacio se encareció debido al alquiler. ¿Que significa eso? Producir en Brasil se encareció. Entrevista a Fecomercio, 14 de marzo de 2016.

Gobierno de Dilma

Sin embargo, en 2010, el gobierno de Lula termina y su sucesora Dilma Rousseff no tiene la misma capacidad para unir al gobierno en torno a su proyecto.

Repitió las mismas políticas que Lula: tasas de interés subsidiadas, crédito barato para empresarios aliados con el gobierno, más exención de impuestos, exención de impuestos y devaluación de la moneda continuó.

Esta simbiosis entre los empresarios favoritos del gobierno terminó generando corrupción e ineficiencia. Esto es fácil de verificar con la investigación conocida como Car Wash.

De la misma forma, se congelaron las tarifas públicas para evitar un aumento de la inflación. Sin embargo, hubo un incumplimiento de contrato con las empresas eléctricas que terminó repercutiendo los costos a la población.

Caricatura de Amarildo publicada en Folha de São Paulo

Con estas medidas, el país entró en una recesión técnica a mediados de 2014, con una caída de la producción industrial, los salarios reales y el PIB en un 3,8% en 2015.

En 2015, la presidenta Dilma Roussef anunció una serie de aumentos de impuestos como el IPI sobre productos industrializados y el IOF sobre transacciones financieras.

Con todas estas resoluciones, varias empresas brasileñas del sector textil y plástico se trasladaron al vecino Paraguay para escapar de los altos impuestos brasileños.

De esta manera, la popularidad de la presidenta Dilma cayó, en la misma medida que no logró articular alianzas entre su partido y sus aliados.

Luego sigue el proceso que culmina con la acusación de Dilma Rousseff.

Lea mas: