La crisis de ansiedad o el ataque de pánico es el momento en que los síntomas de ansiedad se manifiestan de manera abrupta e intensa, caracterizados principalmente por taquicardia, respiración irregular, miedo y temblores corporales.

Muy a menudo, los enfermos de ansiedad ya tienen antecedentes de ansiedad generalizada o síndrome de pánico, lo que provoca emociones y respiración descontroladas en caso de estrés o trauma.

¿Qué es la crisis de ansiedad?

Es común sentirse ansioso en diversas situaciones cotidianas, como esperar una cita, preparar trabajos importantes o recibir noticias. Sin embargo, cuando esto se vuelve frecuente hasta el punto de dificultar las tareas diarias, la ansiedad ya no es una característica para convertirse en un trastorno.

Alrededor de 20 millones de brasileños sufren algún trastorno de ansiedad. La mayoría de las veces, los síntomas de ansiedad comienzan en la infancia o adolescencia, pero pueden comenzar en la edad adulta. Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) Se considera patológico, compromete la salud física y emocional. Las preocupaciones y los temores se vuelven constantes y poco realistas, superando los peligros reales.

Cuando estas sensaciones dominan la mente y se activan desencadenantes específicos, pueden provocar ataques de ansiedad, ataques de ansiedad o ataques de pánico.. Esta crisis se caracteriza por una profunda sensación de inseguridad.miedo y fuera de control. Es como un cortocircuito generado en el cuerpo y la mente, que provoca una descarga de noradrenalina y adrenalina a través del cuerpo. Estas sustancias son responsables, junto con otros procesos, de las manifestaciones físicas de la crisis, que duran unos minutos a alta intensidad.

Síntomas de la crisis de ansiedad

En el momento en que se genera esta alerta, se pueden notar algunos síntomas comunes. Entre ellos están:

  • Palpitación, latidos fuertes o rápidos del corazón;
  • Dolor de garganta cerrado;
  • Sudor;
  • Temblores
  • Falta de aire;
  • Sensación de desmayo;
  • Náuseas o molestias abdominales;
  • Hormigueo
  • Dolor o molestias en el pecho;
  • Escalofríos y sensación de calor.
  • Sentimientos de irrealidad;
  • Sensación de ahogamiento o asfixia;
  • Despersonalización (sentirse fuera de ti mismo);
  • Miedo a perder el control o volverse loco;
  • Miedo a morir.

Este despliegue extremo de tensión casi nunca le sucede a alguien con antecedentes de ansiedad o pánico.. A menudo asociado con el trastorno de agorafobiaLos ataques de pánico o ansiedad pueden ocurrir debido a una situación específica de estrés o momentos traumáticos. Estar en un lugar muy ocupado, un espacio cerrado, un medio de transporte, puentes o alturas altas.

A veces, el ataque de ansiedad aparece sin previo aviso y sin razón aparente, solo como consecuencia del trastorno de ansiedad generalizada, como una descarga de emociones acumuladas. Aproximadamente el 70% de los casos de crisis están asociados con la depresión. y puede conducir a otros trastornos como sindrome del PANICO o el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

¿Cómo diferenciar los síntomas del ataque de ansiedad del infarto?

Cualquier persona que experimente un ataque de ansiedad a menudo informa una fuerte sensación de dolor en el pecho, muy similar a la de un ataque cardíaco. El ataque al corazón ocurre cuando las arterias que irrigan el corazón tienen un problema, como obstrucción, y se les impide llevar sangre al músculo moribundo. El dolor intenso en el pecho es una consecuencia de esta acción.

Esta fuerte presión en el pecho luego provoca dolor en los hombros, brazos, mentón y abdomen. La sensación difiere de los ataques de pánico en que es una presión más profunda y está asociada con otro dolor físico. Además, es posible que este dolor se extienda por hasta 20 minutos.

¿Cómo controlar la crisis de ansiedad?

Pasar por una crisis No es nada fácil y puede ser extremadamente aterrador. Para aquellos que tienen ataques constantes o viven con personas que tienen episodios de crisis, es esencial conocer formas de aliviar los síntomas y calmar al paciente hasta que se disipe. Aquí hay algunas pautas que pueden ayudar a este respecto:

1. Alejar la atención de los síntomas.

Una de las principales razones para que la crisis de ansiedad se vuelva más intensa es comenzar a preocuparse aún más por los síntomas que se presentan. El dolor en el pecho comienza a sentirse como un ataque al corazón y esto crea aún más miedo, acelerando el corazón y aumentando el impacto. Es crítico desviar la atención de los síntomas y enfocarse en una actividad específica, como el control de la respiración.

2. Reduce la velocidad de la respiración

Ver cómo nuestro pecho sube y baja rápidamente puede volverse inútil. Durante una crisis, comenzamos a respirar demasiado rápido, causando hiperventilación.

En tales casos, es esencial inhalar y exhalar lenta y profundamente para reducir el estrés. y proporcionan más oxígeno al cerebro, aumentando la concentración. Esto disminuye la sensación de asfixia y la incapacidad para respirar.

Cuando note que se acerca una convulsión, contenga la respiración, coloque una mano sobre el abdomen y la otra sobre el pecho y comience a respirar lentamente con el diafragma. Inhale por la nariz, contenga la respiración durante tres segundos y exhale por la boca lentamente. Debe sentir el abdomen subiendo y bajando. Mantenga este ritmo de respiración hasta que sienta relajación muscular y claridad de pensamiento.

3. Relaja los músculos

La tendencia inmediata de una persona que experimenta un ataque de ansiedad es contraer los músculos como defensa, sin embargo, esta contracción termina trayendo más dolor e incomodidad, intensificando la sensación de pesadez. Una vez que se controla la respiración, comience el proceso de relajación muscular. Dirija su atención a los músculos, relajándose uno a la vez después de la exhalación. Comience con la cabeza y el cuello y avance a las áreas más afectadas por el estrés, como la mandíbula, la boca, el cuello y los hombros.

4. distraerse

Otra actividad común durante una crisis es girar a través de los pensamientos, causando una sobrecarga emocional. La descarga de adrenalina despierta nuestro sistema nervioso y deja la mente alerta. La forma de salir de esto es ralentizar los pensamientos creando distracciones fuera de ellos. Si está con alguien que conoce, intente iniciar una conversación y preste atención solo a él. Si estas solo, trate de contar del 1 al 10 una y otra vez, cante una canción, recite una historia, haga listas o cualquier otra actividad mental que lo saque de problemas.

5. Usa la imaginación guiada

Piensa en un lugar donde te sientas tranquilo y relajado. Cuando pienses en este lugar, sigue agregando detalles a la escena. Centra toda tu mente en el campo de la imaginación. Este tipo de actividad es muy efectiva para apagar la mente de los síntomas de ansiedad y calmar la respiración.

¿Cómo tratar la ansiedad?

Cuando ocurre un ataque de ansiedad o ataque de pánico, la mejor forma de tratamiento es contactar a un psicólogo directamente. o psiquiatra. Si son muy graves y duran mucho tiempo, es esencial que se contacte a un profesional especialista en salud mental.

Las convulsiones pueden ser signos de otros trastornos, como el trastorno de pánico o el trastorno de ansiedad generalizada.. Uno de los tratamientos más comunes y efectivos es la terapia cognitiva conductual (TCC). Este tipo de terapia se enfoca en enseñar cómo identificar y reemplazar formas negativas de pensar y reaccionar ante situaciones. Aprende a reconocer cuándo los pensamientos no coinciden con los hechos y cuáles son las formas útiles de pensar y reaccionar. En algunos casos, su médico o psiquiatra pueden recetar medicamentos que controlan la ansiedad si otros métodos no han dado resultados aparentes.

¿Alguna vez has tenido un ataque de ansiedad? ¿Sientes que algunos de los síntomas asociados con la ansiedad generalizada se ajustan a tus sensaciones? Puede encontrar un psicólogo especializado visitando aquí.

Las plataformas como Nucleo Visualpueden facilitar la búsqueda de un psicólogo de ansiedad que cumpla con los requisitos específicos para satisfacer a todos los que necesitan seguimiento. Visita nuestro sitio web ¡y compruebe usted mismo todas las oportunidades que ofrece!

También te puede gustar:

Ansioso? Echa un vistazo a 10 consejos para reducir tu ansiedad

Prueba de depresión, ansiedad y estrés: DASS-21 revela que el 86% de los encuestados tienen algún trastorno mental

* Actualizado el 02/12/2019