Cortisol: aprenda todo sobre la hormona del estrés

Cortisol: aprenda todo sobre la hormona del estrés

Se habla mucho del cortisol, pero ¿sabes exactamente cuál es tu propósito? Es la principal hormona del estrés presente en el organismo y, por mucho que se la ponga en la posición de villano la mayor parte del tiempo, es fundamental para el buen funcionamiento del organismo.

Los problemas asociados a esta hormona solo aparecen cuando se produce en exceso, como ocurre con la mayoría de las molestias en el cuerpo físico. Los principales factores desencadenantes del aumento de los niveles de cortisol en sangre a largo plazo son de origen emocional. Es decir, en este caso, la salud mental influye en la física.

Que es el cortisol

Producido por la parte superior de las glándulas suprarrenales, o suprarrenales, el cortisol es una hormona corticosteroide de la familia de los esteroides. Como el cuerpo percibe el estrés, las glándulas producen la hormona y la liberan en el torrente sanguíneo. Este comportamiento es una respuesta natural del organismo a situaciones de gran tensión.

Los niveles normales se liberan tan pronto como nos despertamos por la mañana o durante la actividad física. Se vuelven excesivos cuando el cuerpo produce cortisol a gran escala y durante un período prolongado. En otras palabras, cuando vivimos en circunstancias estresantes durante semanas, meses o años.

Como se produce

Aunque el estrés crónico es perjudicial para la salud, el estrés en pequeñas cantidades es responsable de nuestro instinto de «luchar o huir».

El hipotálamo, ubicado en la región central del cerebro, puede «sentir» cuando la sangre tiene niveles regulares de la hormona. Si el nivel es demasiado bajo, el cerebro envía señales a las glándulas suprarrenales para ajustar la producción. Los receptores de cortisol, que se encuentran principalmente en las células del cuerpo, lo reciben y lo utilizan de diferentes maneras.

Se produce principalmente ante situaciones amenazantes y peligrosas. Ruidos fuertes, ladridos de perros, caminar por una calle semiluminada por la noche, conducir bajo la lluvia o en el tráfico, un asalto en el transporte público (o el miedo) son algunos de los desencadenantes del estrés.

Cuando etiquetamos lo intimidante como una ocasión considerada casual, como la interacción social, también fomentamos la producción de la hormona.

Dependiendo del nivel de estímulos externos, su cuerpo reaccionará con una mayor producción de cortisol.

Beneficios para el cuerpo

Los niveles normales de cortisol actúan como reguladores del estado de ánimo, la presión arterial y el azúcar en sangre. También fortalecen los músculos del corazón y, en pequeñas dosis, fortalecen el sistema inmunológico y la resistencia al dolor. También gestiona grasas, carbohidratos y proteínas en el cuerpo.

Sin embargo, una de las funciones más impactantes es el suministro de energía.. Él es responsable (en parte) de nuestra voluntad y motivación. Por eso, cuando estamos muy estresados, no tenemos ganas de hacer nada y preferimos pasar el día en la cama, evitando personas y compromisos.

Producción excesiva de cortisol

Una de las características de la sociedad actual es la avalancha de estrés. Desafortunadamente, la gente está cada vez más estresada y cansada. La tensión ya no surge solo del trabajo, sino que involucra las relaciones familiares, los estudios, la necesidad constante de superación, el matrimonio, los compromisos sociales, entre otros.

Incluso las actividades de ocio pueden resultar estresantes si exigen mucho tiempo y dedicación, que faltan debido a la ajetreada rutina.

En medio de tantas tareas, la gente termina volviéndose contra sí misma, presionarse para servir a todos y criticarse cuando no pueden hacer frente a esta forma de vida agitada. Sin darse cuenta, intensifican y prolongan el estrés en sus vidas.

Vea a continuación las causas del exceso de hormonas:

  • Depresión;
  • Ansiedad;
  • Enfermedades cardiovasculares;
  • Problemas de concentración y memoria;
  • Problemas digestivos;
  • Aumento de peso;
  • Migraña;
  • Sensación de «volar» durante el día;
  • Aumento de la presión arterial;
  • Dificultad para recuperarse de los ejercicios;
  • Reducción de la libido sexual;
  • Irritabilidad;
  • Insomnio;
  • Fatiga cronica;
  • Disfunción eréctil; y
  • Cambios en el ciclo menstrual.

Por la naturaleza de sus profesiones, profesionales de la salud (enfermeras, médicos, socorristas, bomberos, etc.), policías, docentes, estudiantes universitarios, trabajadores sociales, periodistas, profesionales de TI y profesionales que trabajan con atención al cliente en una variedad de Los segmentos son más propensos a sufrir alguna de estas patologías y desarrollar el síndrome de Burnout.

Cómo controlar los niveles de cortisol

¿Alguna vez te has parado a pensar en cómo reaccionas ante situaciones de gran tensión? Nuestra reacción es importante porque es a través de ella que inducimos o no la producción excesiva de cortisol.

Las personas que han pasado por situaciones traumáticas o desatendidas en la infancia son naturalmente más susceptibles al estrés.

Cualquiera que haya experimentado robos a mano armada, accidentes de vehículos y desastres naturales o haya sido testigo de la acción de la policía, los bomberos y los rescatistas en un incidente importante también tiende a responder mal al estrés.

Además, La genética también influye en la forma en que las personas afrontan los conflictos. y eventos que exigen un alto control emocional. Tenemos genes que controlan nuestra respuesta al estrés. Cuando experimentan cambios, esta respuesta natural del cuerpo tiende a no ser tan asertiva.

Por lo tanto, la forma más eficaz de mantener niveles regulares de la notoria hormona del estrés. es aprender a reaccionar ante él de forma sana y controlada. Algunas formas de prepararse para esto son:

1. Mantenga una rutina de ejercicios y una buena nutrición

UNA Vittude Siempre destaca la importancia de una rutina consistente en ejercicio regular y una alimentación saludable. La combinación de ambos aporta innumerables beneficios al organismo, que se prolongan por el resto de la vida.

Lo mismo ocurre con el manejo del estrés, especialmente el ejercicio. Estos tienen la cualidad de reducir los niveles de cortisol en sangre y Fomentar la producción de neurotransmisores cerebrales para siempre., como serotonina, dopamina y endorfina. Así que trate de hacer ejercicio durante al menos 20 minutos al día.

¡Muévete siempre!

2. Practica meditación o yoga

Ambas prácticas fomentan el retorno de la atención al mundo interior. La meditación promueve la claridad de pensamiento al analizar situaciones, haciendo posible tomar acciones más conscientes. En lugar de actuar por impulso y causar aún más confusión, podemos aferrarnos a la impulsividad.

Sin embargo, el yoga hace lo mismo mediante el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Los movimientos requieren una mayor concentración de los practicantes para que se realicen correctamente, además de brindar otros beneficios para la salud del cuerpo físico. A través de las posiciones, cultivamos un estado emocional más suave.

3. Dedícate a actividades que provoquen placer

La vida no se trata solo de obligaciones. Si bien es importante para nuestra realización y supervivencia personal, el trabajo debe realizarse en los momentos señalados. El resto del día debe contener interacciones sociales de calidad y actividades placenteras, que despierten alegría y anticipación horas antes.

Si aún no tiene un pasatiempo o un compromiso para su desarrollo personal, como un curso de idiomas, haz una lista de las cosas que quieres aprender. Comience con una meta simple, analice cómo se siente durante el proceso de lograrla y ¡continúe!

No se vaya para hacer realidad los pequeños sueños solo durante la jubilación. Encuentre tiempo en su rutina, aunque solo sea de 15 minutos, para distraerse del trabajo.

¿Qué te relaja y te distrae? ¡Tómese su tiempo para los pasatiempos y busque siempre nuevos!

4. Reflexiona sobre tus factores estresantes

En algún momento de la vida, nos encontramos con personas o situaciones prolongadas de alta tensión. Puede ser un compañero de trabajo, un jefe, un vecino, un familiar o cualquier persona de nuestro círculo social que cause malestar. Por tanto, las ocasiones en las que nos encontramos al lado de esa persona automáticamente se vuelven estresantes.

Es común no saber exactamente qué nos molesta en este escenario, por lo que vale la pena reflexionar sobre los comportamientos y palabras pronunciadas por la persona que nos golpeó. O exactamente lo que en una situación (largas jornadas, poco retorno, poca gratificación personal) nos molesta.

Por lo tanto, es más fácil desarrollar estrategias específicas para combatir ese factor de estrés en particular.

5. Vaya a terapia para aprender a manejar el estrés

Quizás eres una persona cuyas emociones surgen repentina e intensamente, y es más difícil controlarlas ante un conflicto. Muchas personas tienen dificultades para controlar sus nervios en el momento de una crisis y Pasan el día o la semana cavilando sobre el evento, reviviendo todos los malos sentimientos.

La terapia es la herramienta de autoconocimiento más adecuada para modificar este comportamiento perjudicial para la salud. Después de todo, durante este tiempo, el cuerpo permanece bajo estrés.

El psicólogo es el profesional más indicado para ayudar a los pacientes a manejar sus emociones y, por tanto, a vivir una vida más tranquila.

De esta forma, lo hace a través del desarrollo de la inteligencia emocional, habilidad que puede alcanzar cualquier persona, y la promoción de la resiliencia.

¿Qué tal adaptarse mejor a situaciones cotidianas estresantes? ?

Sin embargo, si no sabe por dónde empezar, Vittude está aquí para ayudarlo a comenzar con su asesoramiento psicológico.

Lo mejor de todo es que lo haces todo a distancia, en la comodidad de tu hogar y en el mejor momento para ti. Simplemente haga una búsqueda en el sitio para encontrar un psicólogo y programar su cita.

Lea más contenido útil sobre el estrés:

  • 10 señales de que estás demasiado estresado
  • ¿Cómo controlar el estrés? Aprenda 7 estrategias poderosas
  • 7 consejos prácticos para desestresarse y vivir una vida más tranquila