Un Contaminación radiactiva o nuclear significa la contaminación generada por la radiación (materiales radiactivos). Se considera el peor tipo de contaminación, ya que es el más peligroso para el planeta. Las sustancias radiactivas pueden ser naturales o artificiales.

Recuerde que la radiación es un concepto en física que se refiere a la propagación de energía por ondas electromagnéticas, y la radioactividad determina los núcleos inestables de átomos de algunos elementos químicos que son capaces de generar radiación.

La contaminación radiactiva surge de la energía nuclear o atómica producida por las plantas nucleares. El tipo de residuo generado se denomina residuo radiactivo o nuclear.

Sigue leyendo Fisión y fusión nuclear.

Un buen ejemplo de contaminación radiactiva son las bombas nucleares, el componente principal del combustible es el uranio. Además, se liberan otros gases y elementos tóxicos durante los accidentes nucleares: estroncio, yodo, cesio, cobalto, plutonio.

Algunos de los accidentes nucleares más conocidos es el Accidente de Chernobyl., ocurrido en 1986, en Ucrania.

Todavía podemos nombrar las bombas atómicas que golpearon las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial.

Ambos han traído consecuencias negativas para la humanidad (muerte y proliferación de enfermedades), además de alertar al mundo sobre la contaminación más terrible del mundo.

También te puede interesar:

Contenido

Resumen: causas y consecuencias

Las causas fundamentales del desarrollo de la contaminación radiactiva provienen principalmente de las centrales nucleares.

Aunque la radioactividad puede generar una de las contaminaciones más peligrosas del planeta, ha sido útil para los humanos, por lo que algunos átomos de los elementos químicos se utilizan para curar enfermedades, por ejemplo en casos de cáncer (radioterapia) y en el uso de rayos x

Otros beneficios de la energía radiactiva son la conservación de los alimentos y la eliminación de insectos y bacterias, además de ser utilizados en el desarrollo de las industrias y la investigación en el área.

Además, es una fuente de energía de alta eficiencia que se ha utilizado cada vez más en el mundo, de la cual el 16% de toda la electricidad producida en el mundo es generada por centrales nucleares.

A su vez, los efectos radiactivos en los humanos pueden tener consecuencias malignas, como el desarrollo de deficiencias, mutaciones genéticas y diversas patologías, ya que esta energía produce elementos tóxicos para nuestro organismo.

Por lo tanto, la principal solución al problema de la radiactividad es el cuidado y el conocimiento sobre los elementos químicos, que deben ser manejados conscientemente sobre todo por las plantas nucleares.

Así, las principales enfermedades generadas por la radiación son: deformidades crónicas, problemas respiratorios y circulatorios, intoxicaciones, diversos tipos de cáncer, trastornos mentales, infecciones, hemorragias, leucemia, anemia, cataratas, entre otros.

Además de llegar a los humanos, la contaminación radiactiva contamina la fauna y la flora del planeta, lo que resulta en un desequilibrio del medio ambiente de la tierra. Vale la pena recordar que, a diferencia de otros tipos de contaminación, la contaminación radiactiva es más impactante ya que no existen técnicas de "limpieza".

Soluciones

Para evitar la contaminación radiactiva que ya no afecta el ecosistema terrestre, pueden surgir algunas soluciones: manejo adecuado y consciente, disminución de las pruebas nucleares, monitoreo y eliminación de desechos nucleares, uso limitado de rayos X, entre otros.

Lea también sobre la contaminación del aire.