Consumo es el acto de utilizar un producto o servicio para satisfacer una necesidad personal o grupal.

De esta forma, la acción de comer, vestirse e incluso el ocio son actos de consumo.

Podemos consumir bienes materiales de larga o corta duración. Un ejemplo es la comida: las frutas deben consumirse inmediatamente; los granos, como el arroz y los frijoles, se pueden almacenar durante más tiempo.

Esto también es cierto para los objetos, ya que hay aquellos que tienen mayor durabilidad como los muebles y otros que tendrán una vida útil más corta, como los electrodomésticos.

Asimismo, no todo lo que adquirimos, podemos tocarlo o llevarlo con nosotros. Este es el caso de los espectáculos, el transporte, un juego de deportes, etc.

Así, todas las sociedades, en cualquier momento y lugar, consumen, sin embargo, no todas están organizadas en torno al consumo. Las sociedades indígenas están estructuradas para la subsistencia, por ejemplo.

Para consumir necesitamos fabricar productos o crear un servicio. En el caso de los productos, debemos extraer la materia prima, construir fábricas para transformarlos y tiendas para venderlos. La mayoría de estas tareas serán realizadas por trabajadores o máquinas (que tuvieron que construirse).

Para que la cadena de consumo funcione bien existen miles de reglas para que el consumidor no se deje engañar.

De esta forma, los fabricantes deben garantizar la calidad de sus productos y elaborarlos de acuerdo con las leyes establecidas. En el momento de la compra, el precio debe ser claramente visible para que el cliente sepa exactamente cuánto vale la mercancía.

Por ello, vemos que el consumo es mucho más que un simple acto de elección y compra de un artículo o servicio.

Contenido

Consumismo

Hoy la sociedad está orientada al consumo.

Esto lleva a las personas a comprar más bienes de los que necesitan o impulsarse a comprar bienes que no sirven.

Este fenómeno se llama consumismo. En algunos casos, el consumismo se compara con una enfermedad y puede ser tan dañino como la adicción a las drogas o la bebida.

Tipos de consumo

El consumo se puede clasificar según las necesidades del individuo o del grupo. Entonces tenemos:

  • Consumos imprescindibles y superfluos: se refiere a las necesidades primarias del individuo, como la alimentación, la ropa y el ocio. Lo superfluo es todo aquello que no es una prioridad para nuestra existencia.
  • Consumo individual y colectivo: es la que ejerce una sola persona, cuando ésta adquiere bienes para uso exclusivo. Por otro lado, el consumo colectivo incluye servicios que son utilizados por todos, como salud, educación y transporte.
  • Consumo intermedio y final: significa el destino que tendrá un activo. Una empresa que compra telas para confeccionar ropa es un ejemplo de consumo intermedio, ya que la tela seguirá transformándose. Por su parte, a la hora de comprar una prenda confeccionada, será para el consumidor final.
  • Consumo sustentable: es aquella que respeta el medio ambiente. El consumidor tiene un papel activo, ya que solo comprará artículos que se produzcan sin dañar la naturaleza.

Sociedad de consumo

Desde la Revolución Industrial, gran parte del mundo se ha convertido en una "sociedad de consumo".

Se empezaron a fabricar varios artefactos a gran escala y se redujo el coste. Como resultado, más personas tuvieron acceso a bienes que anteriormente solo estaban destinados a una pequeña parte de la población.

Los s de consumo aún sirven para revelar el grado de desarrollo de un país, ya que la producción de artículos genera riqueza para el mismo. Igualmente, el acceso a los bienes de consumo nos muestra la capacidad adquisitiva de sus habitantes.

Sin embargo, la publicidad y el estímulo al consumo también dan lugar a una sociedad donde las cosas son más valiosas que las personas.

¿Gustó? Estos textos pueden ayudarte:

Licenciada y Licenciada en Historia, PUC-RJ. Especialista en Relaciones Internacionales, Unilasalle-RJ. Máster en Historia de América Latina y Unión Europea por la Universidad de Alcalá, España.