Conozca los trastornos mentales detras del suicidio


Los trastornos mentales detrás del suicidio

Aunque hay muchos factores que influyen en el suicidio – como la enfermedad mental, el abuso de sustancias, los cambios sociales, etc. – hay algunos trastornos mentales que pueden contribuir a una mayor probabilidad de suicidio. Estos trastornos aumentan la vulnerabilidad, lo que aumenta el peligro y el riesgo de auto-daño.

Depresión

La depresión es uno de los trastornos mentales más comunes que se relacionan con el suicidio. La depresión grave puede ser un componente importante de la tendencia al suicidio. Las personas con depresión tienen una forma profunda de tristeza o vacío, y ​​normalmente tienen una disminución en la energía, el deseo y el impulso para realizar tareas. También pueden experimentar cambios en el apetito, el sueño, la concentración y el comportamiento. Estos factores pueden contribuir a la tendencia al suicidio.

Trastorno límite de la personalidad

Las personas con trastorno límite de la personalidad (TLP) pueden tener un mayor riesgo de suicidio. El TLP se caracteriza por sentimientos intensos de vacío, inestabilidad emocional y el miedo a estar solos. Estos sentimientos pueden desembocar en luchas interpersonales intensas y una tendencia al comportamiento suicida como una forma de lidiar con el estrés y con situaciones estresantes en la vida. Esta condición puede aumentar el riesgo de suicidio.

Trastorno bipolar

El trastorno bipolar es un trastorno mental que se caracteriza por los altibajos en el humor, inestabilidad emocional y cambios en el nivel de energía. Los cambios en el estado de ánimo pueden llevar a los cambios en el comportamiento, lo que puede contribuir a un mayor riesgo de suicidio. Las personas con trastorno bipolar tienen una tasa de suicidio mucho más alta que las personas sin trastorno bipolar. Las tasas de suicidio en esta población pueden ser tan altas como el 15 por ciento.

Esquizofrenia

La esquizofrenia es un trastorno mental crónico caracterizado por desorganización en el pensamiento, la percepción, el pensamiento y el comportamiento. Esta condición se asocia con un mayor riesgo de suicidio, particularmente en los primeros años después del diagnóstico. La tasa de suicidio entre las personas con esquizofrenia es significativamente más alta que en la población general.

Consejos para la prevención del suicidio

  • Busque ayuda: Si usted o alguien que conoce está experimentando pensamientos suicidas, busque ayuda inmediatamente.
  • Habla con un amigo: Comparta sus pensamientos y emociones con un amigo de confianza en quien puedas confiar.
  • Llame al teléfono de ayuda: Siéntase libre de llamar al Centro de Línea de vida (1-800-273-8255) en cualquier momento para obtener ayuda y consejo.
  • Vea a un profesional: Si tiene preocupaciones sobre la salud mental, busque la ayuda de un profesional de la salud mental.

Practica el autocuidado: Dedica tiempo diariamente para realizar actividades de autocuidado, ya sea que se trate de una actividad física, mindfulness u otra.
Mantente conectado: Trata de verse con amigos y seres queridos con los que puedas conectar, para que te puedan ofrecer apoyo y comprensión.

Apoye a otros: Refuerce la contención ofreciendo apoyo a los que conoce. Ayudar a otros puede servir como una forma de abordar el estrés y de aumentar nuestro bienestar.

Trastornos mentales detrás del suicidio

El suicidio y los trastornos mentales

El suicidio es un tema muy preocupante que afecta a personas de todas las edades en todo el mundo. Se considera un problema de salud pública y es una de las mayores causas de muerte en el mundo. El suicidio está estrechamente vinculado a los trastornos mentales. Muchas personas que cometen suicidio experimentaron algún tipo de trastorno mental, como depresión, trastorno de ansiedad, trastorno bipolar, trastorno de salud mental dual, esquizofrenia o trastorno obsesivo compulsivo.

Administración letras

Los trastornos mentales pueden ser oscuros y a veces difíciles de comprender. Estos pueden afectar el conocimiento, el comportamiento, la emoción, el pensamiento y la forma de interactuar con otros. Estos trastornos pueden limitar la capacidad de una persona para funcionar adecuadamente en la vida diaria.

Tipos de trastornos mentales relacionados con el suicidio

  • Depresión: La depresión es el trastorno mental más comúnmente relacionado con el suicidio. La depresión es un sentimiento de tristeza persistente, una fatiga crónica y una falta de satisfacción o satisfacción en la vida. Puede causar la pérdida de interés en actividades antes gratificantes para la persona y puede llevar al aislamiento social, lo que agrava aún más los sentimientos existentes.*
  • Trastorno bipolar: El trastorno bipolar es también conocido como trastorno maníaco-depresivo. Este trastorno afecta el estado de ánimo de una persona, causando períodos de profunda depresión que pueden ser tan fuertes que la persona experimenta pensamientos suicidas. También está asociado con períodos de enería y euforia extrema, que a menudo son seguidos por una profunda depresión.
  • Trastorno de ansiedad:En algunos casos, el suicidio puede estar relacionado con el trastorno de ansiedad. Ésta puede limitar gravemente la habilidad de una persona para llevar a cabo actividades cotidianas, como trabajar y socializar. La ansiedad también puede causar que la persona se sienta desesperada, lo que puede llevarla a considerar el suicidio como una solución a sus problemas.*
  • Esquizofrenia: La esquizofrenia es un trastorno mental severo y crónico que afecta la forma en que una persona experimenta el mundo y percibe a los demás. Esto puede conducir a episodios de psicosis, que implican alucinaciones y delirios que pueden resultar en el pensamiento suicida y comportamiento violento y autodestructivo.
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC): El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por la presencia de pensamientos intrusivos recurrentes y obsesivos, junto con comportamientos compulsivos. En algunos casos, estos pensamientos y comportamientos pueden conducir al suicidio, especialmente si una persona se ve atrapada en un ciclo de pensamientos negativos que no puede romper.
  • Trastorno límite de la personalidad: El trastorno límite de la personalidad es un trastorno mental grave que puede afectar la habilidad de una persona para controlar sus emociones y mantener relaciones saludables con los demás. Esta condición puede ser particularmente peligrosa debido a la inestabilidad emocional que causa, que puede llevar al suicidio si no se controla adecuadamente.

Consejos para ayudar a alguien que haya pensado en el suicidio

*Asegúrese de escuchar sin juzgar a la persona.
*Establezca límites seguros.
*No prometa mantener el secreto si está preocupado por la seguridad de la persona.
*Ayude a la persona a buscar tratamiento profesional.
*Ayude a establecer un plan de seguridad.
*Invite a la persona a hablar abiertamente y compartir los sentimientos.

Es importante recordar que el suicidio es un tema muy serio y que, para muchas personas, los trastornos mentales no pueden superarse por sí mismos. Si hay alguien en tu vida que está luchando con pensamientos suicidas, busca ayuda profesional inmediatamente.

También puede interesarte este contenido relacionado: