como hacer un poema

como hacer un poema

Hacer un poema puede ser un gran desafío para muchas personas, ya que la producción de este tipo de texto no se explora mucho en la escuela o incluso en los exámenes públicos y los exámenes de ingreso.

Sin embargo, una cosa es cierta: todos tenemos un gran potencial creativo que a menudo está desaprovechado. Piénselo y consulte a continuación para obtener consejos y un paso a paso para hacer un poema.

1. Busca inspiración

Para escribir un poema es muy importante estar inspirado y para eso, leer otros poemas puede ayudar en este empeño. Conocer los clásicos de la literatura (Camões, Shakespeare, Dante, Cervantes, Machado de Assis, etc.) es muy importante, sin embargo, no es necesario ceñirnos a él para buscar nuestra inspiración.

Entonces, elige entre todo tipo de poemas y autores, el que más te inspire. Intente leer un soneto, un poema contemporáneo, un haiku, un auto, etc. La diversidad puede ser fundamental para comenzar este viaje.

Cada uno tiene su propia forma de inspirarse, ya sea escuchando música, paseando al aire libre, viendo obras de arte, haciendo manualidades, etc. Lo importante en este primer momento es saber qué te inspira y buscar esa inspiración.

2. Explora todos los sentidos

Junto con el consejo dado anteriormente, podemos explorar los cinco sentidos del ser humano. Esto se debe a que el poema es una forma literaria que a menudo nace de nuestra interacción con el mundo, y las sensaciones, asociadas a los sentidos, pueden ayudarnos mucho en este empeño.

En la parte de la visión, podemos ver obras de arte, o incluso algo simple desde nuestra ventana: una persona, un árbol, un automóvil que pasa. Junto a esto, podemos pensar en los sonidos que se producen en el mundo, ya sea el agua corriendo por el grifo, el sonido de los pájaros afuera, o incluso los niños jugando en la calle.

Oler algunos olores que nos dan placer, como el café que pasa, el olor a lluvia, puede ser interesante para iniciar la creación. No olvides que el gusto y el tacto también forman parte de ella. Entonces, agudice estos dos sentidos también, que pueden ser comer o beber algo placentero y sentir las texturas de las cosas.

Un consejo muy interesante es ponerse una venda en los ojos e intentar reproducir (a través de palabras) los objetos que se tocan, o incluso los gustos.

3. Elige un tema para el poema.

Después de este momento inicial de búsqueda e inspiración, llegó el momento de elegir el tema. Es fundamental empezar a pensar en las palabras y en lo que quieres decir.

En esta etapa exploraremos lo que llamamos “estructura interna” y en lo que al contenido se refiere, el tema del poema. Podría ser algo por lo que haya pasado recientemente, un momento importante que haya tenido con amigos, familiares o incluso sobre algo que realmente le guste.

No lo olvides, todo es válido y los poetas tienen una “licencia poética” para explorar este mundo como quieran.

Algunos temas para cubrir en poemas son:

  • amor
  • muerte
  • anhelo
  • soledad
  • vida
  • mundo
  • ser / existencia
  • alma
  • sueño
  • amigos
  • país
  • sociedad
  • política
  • erotismo
  • naturaleza
  • vejez
  • juventud
  • viaje
  • libertad
  • literatura

Para ver algunos poemas de muestra, consulte también:

4. Define la estructura externa del poema.

Al hablar de la estructura del poema, nos referimos a la “estructura externa”, es decir, los aspectos formales de la obra poética, tales como: los tipos de versos, estrofas, el esquema de la rima, etc.

Entonces, después de definir el contenido del poema, es el momento de decidir si prefiere hacer un soneto con métrica, o un poema contemporáneo en el que los versos y estrofas sean libres.

No creas que todos los poemas son estáticos, que tienen rimas o que usan palabras muy difíciles. ¡Esta es la mentira más grande! Los poemas pueden ser gratuitos, tener un número pequeño (o grande) de estrofas y contener un lenguaje informal.

Obtenga más información sobre los poemas de forma fija.

5. Escape de los clichés

No hay nada más desagradable que leer algo con frases consideradas cliché. Es decir, aquellos que con el tiempo se repitieron mucho y perdieron su originalidad. Además de las frases, también podemos pensar en el cliché de ideas que, de la misma forma, se repetían en exceso.

Es muy común encontrar clichés en el lenguaje coloquial, como la expresión: “cerrar con una llave dorada”.

Entonces, si la idea es producir un poema único que se salga del “lugar común” evite los tópicos. Recuerda que, en la literatura, el gran problema de los clichés es que demuestran la falta de originalidad de los poetas y eso no es lo que quieres, ¿verdad?

6. Conoce las figuras retóricas

Las figuras retóricas son recursos estilísticos muy importantes en los poemas. Ayudan a construir un texto más expresivo ofreciendo una mayor carga emocional.

Por mucho que no conozcas todas las figuras retóricas, se utilizan a diario sin que te des cuenta, por ejemplo, en una conversación informal con amigos.

Algunas muy utilizadas en poemas son: metáfora, hipérbole, sinestesia, antítesis y personificación. Entonces, antes de comenzar a escribir, conoce mejor las imágenes que puedes usar y haz que tu poema sea aún más interesante.

Vea aquí todas las figuras discursivas con ejemplos.

7. Empiece a dibujar

Redactar ideas puede ser una buena oportunidad para separar «la cizaña de trigo”. Nadie empieza escribiendo algo definitivo sin pasar por un cambio. Esto es extremadamente normal.

Por lo tanto, en esta etapa, es fundamental «reproducir» todo lo que hay en papel o en la pantalla de la computadora. Ingrese frases y palabras que sean inspiradoras y que puedan tener una carga emocional para usted.

Un buen ejercicio es hacer una “nube de palabras” o incluso poner algunas en una bolsa y agitarlas. Poco a poco, puede tomar y anotar los elegidos.

8. Produce tu obra de arte

Ha llegado el momento de producir, de una manera más definitiva, tu poema. De una manera muy cliché: “es hora de ensuciarse las manos”.

Si cree que aún es demasiado pronto, vuelva a los pasos anteriores y analice si alguno de ellos no estaba muy claro y necesita profundizarse. Lo importante es no sentirse presionado, dejar que fluya con naturalidad.

Une con calma las “pequeñas piezas” y crea un hermoso mosaico poético. Un error muy común es pensar que un poema debe tener muchas líneas, ser muy largo.

Haiku, por ejemplo, es una forma poética compuesta por 3 versos. Si cree que es mejor ir por este camino primero, hágalo.

Lo importante es no desesperarse. Si ha elegido demasiados temas y se está perdiendo en todos ellos, prefiera concentrarse en uno de ellos a la vez.

9. Vuelve a leer todo lentamente

Después de la producción, llegó el momento de revisar el texto. La revisión final es muy importante, ya que es posible que algún término se haya escrito mal o incluso que haya faltado un signo de puntuación importante. Para ello, léalo despacio y, si es posible, hágalo en voz alta.

Si lo prefiere, también puede leerle a alguien de su familia, amigos, vecinos, etc. Los comentarios recibidos pueden ser valiosos para mejorar la producción de textos poéticos.

Tener esta mirada “exterior” también puede ayudarnos a ver si la idea estaba bien aclarada, si está produciendo un mensaje inteligible para el receptor. Sin embargo, no se deje afectar y retraerse por la crítica, ya que es constructiva y nos ayuda a mejorar.

Si este fue el primer poema que hizo, no se preocupe si se olvidó de algo. Lo importante es seguir aprendiendo e inspirándose. El dominio llega con el tiempo. Después del primero, sentirás que cada día este proceso se volverá más pacífico y natural.

Para obtener más información sobre el tema, consulte los textos:

  • ¿Qué es un poema?
  • ¿Qué es la poesía?
  • Diferencia entre poema y poesía