los Caras pintadas representó un movimiento estudiantil brasileño que tuvo lugar en 1992.

Surgió como respuesta a los esquemas de corrupción que involucraban al entonces presidente de la república, Fernando Collor de Mello.

El principal objetivo del movimiento era La acusación de Collor. Recibió este nombre porque los jóvenes salieron a las calles con los rostros pintados con los colores de la bandera del país.

Rostros pintados durante una manifestación en el Palacio Planalto (1992)

Las manifestaciones contra el aumento de las tarifas de autobús, ocurridas en Brasil en julio de 2013, fueron convocadas por muchos "Caras pintadas 2013".

currículum

Después de la dictadura militar en el país, marcada por la represión, la censura, la tortura, Brasil eligió a su 32 ° presidente Fernando Collor de Mello.

En ese momento, el país atravesaba crisis principalmente, debido a la hiperinflación que azotaba al país, provocada por la gran inestabilidad de la economía.

La población era frágil y la figura del presidente Fernando Collor, joven y popular, lo llevó a ser elegido en las elecciones directas de 1990.

Sin embargo, la popularidad del presidente joven, moderno, “honesto” y “cazador de maharajás” se ha visto abrumada. Comenzó a revelarse después de la entrevista de su hermano para la revista Veja en mayo de 1992.

Este hecho expuso los esquemas de corrupción (Esquema Faria) en los que estuvieron involucrados el presidente Collor y su tesorero Paulo César Faria.

Ante esto, se inició el proceso de investigación de las acciones del mandatario, acusado de malversación de fondos, pagando gastos personales con cheques emitidos por empresas fantasmas.

Así, se abrió una Comisión de Encuesta Parlamentaria (CPI) para investigar las acusaciones que tiñeron cada vez más la figura del presidente. En agosto de 1992, Collor fue depuesto con sus derechos políticos vetados.

En este contexto de descontento popular, los estudiantes decidieron organizarse a principios de los 90, para deponer al presidente.

Cabe mencionar que los estudiantes sufrieron muchas torturas, muertes y censuras durante el período de dictadura en el país.

Eran figuras que estaban centralizadas en la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) y en la Unión Brasileña de Estudiantes Secundarios (UBES). Han estado luchando desde la década de 1980 por la democracia, el fin de la censura y la corrupción.

El 29 de mayo de 1992 tuvo lugar el primer encuentro estudiantil organizado. El objetivo era discutir la situación política del país y acordar qué acciones se tomarían.

Durante unos días en agosto de 1992, el movimiento de rostros pintados, que fue ganando cada vez más adeptos, representó un hito de protesta contra la corrupción política en el país.

Con los colores de la bandera nacional estampados en sus rostros, los estudiantes y la población descontenta se reúnen frente al Museo de Arte de São Paulo el 11 de agosto. Cerca de 10,000 personas estuvieron presentes ese día.

En consecuencia, el 16 de agosto, las capitales de Brasil, invadidas por marchas, reunieron a muchas personas que representaban el duelo del país, vestidas de negro. El acto se conoció como "domingo negro".

Esto se debió a que el día anterior Fernando Collor pronunció un discurso sobre sus acciones. Propuso que, durante los próximos días, los brasileños que lo acompañaban, vistieran ropa del color nacional (verde y amarillo).

Así, el resultado corroboró su figura como criminal y corrupto, además de resaltar el descontento generalizado de la población.

Estas personas salieron a las calles vestidas de negro en protesta, con el objetivo central de promover el juicio político de Collor.

Leer tambien: