Tienes dificultades controlar el ansiedad últimamente? Todos experimentamos momentos de gran angustia a lo largo de nuestras vidas. Y a veces no son tan efímeros como nos gustaría.

Sin las herramientas adecuadas para lidiar con la ansiedad, aprendemos a vivir con aprensión indefinidamente. Nos preocupamos demasiado, y al final nuestros mayores temores están lejos de la realidad. La verdad es que perturban la vida real.

Afortunadamente, hay muchas maneras de manejar este sentimiento desagradable.

Trastorno de ansiedad x ansiedad

Vale la pena destacar la diferencia entre el trastorno de ansiedad generalizada y ansiedad experimentado ocasionalmente, ya que muchas personas aún confunden los factores básicos que los distinguen.

Trastorno de ansiedad generalizada

Si notas una gran dificultad en controlar la ansiedad en el día a día, ante escenarios comunes que no presentan peligroAl igual que las entrevistas de trabajo, las presentaciones en el trabajo o en el aula, o incluso en la cola de la panadería, usted es un fuerte candidato para el trastorno de ansiedad.

En este contexto, la ansiedad se manifiesta constantemente, impidiéndole completar tareas o actividades ordinarias.

Ante una situación intimidante, el corazón late rápido, las manos y los pies no pueden quedarse quietos, la concentración es precaria y la persona tiene dificultad para respirar. Aunque la persona ansiosa entiende lógicamente que sus reacciones son exageradas, no pueden controlarlas.

Otros síntomas incluyen irritabilidad, fatiga constante, fobias., obsesión, pensamientos catastróficos, preocupación excesiva y tensión muscular, insomnio, entre otros. El trastorno de ansiedad se manifiesta de formas tan variadas que puede conducir a otros, como el síndrome de pánico. y trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Sensación de ansiedad

Ya el sentimiento de ansiedad aparece cuando enfrenta situaciones difíciles. Aunque desagradable, los sentimientos de incomodidad que surgen de esta aprensión son fugaces.

Los síntomas incluyen taquicardia, temblores, sudoración en las manos u otras partes del cuerpo, tartamudeo, nerviosismo y pensamientos negativos. Los factores determinantes son la intensidad y la duración. El sentimiento se disipa después de que el objeto de la perturbación desaparece y se asocia con situaciones específicas.

Cada uno tiene sus propias limitaciones, por lo que estas situaciones pueden diferir para cada persona. Por lo tanto, no debemos juzgar o subestimar a alguien que dice estar ansioso por un escenario que consideramos normal, sino más bien ofrecer palabras de consuelo.

Cómo controlar la ansiedad cotidiana

Para aquellos que sufren síntomas de trastorno de ansiedad generalizada, así como para personas ligeramente ansiosas Es imperativo adoptar mecanismos para controlar la ansiedad. Después de todo, ¿a quién le gusta sentir todos los sentimientos negativos que lo acompañan?

La clave para que los consejos realmente funcionen es la repetición. Intentar una vez no es suficiente y no hará que la ansiedad desaparezca milagrosamente. Necesita desarrollar hábitos positivos a través de la reeducación cerebral.

Puede sonar complicado, ¡pero está lejos de serlo! Nuestros consejos pueden incorporarse rápida y fácilmente en su vida diaria. Échales un vistazo a continuación.

Entrenar la respiración profunda

Respirar profundamente es un viejo consejo. Cuando inhalamos y exhalamos lentamente, nuestros cerebros se dan cuenta de que podemos (y debemos) relajarnos. El efecto es casi inmediato.

Sin embargo, puede ser difícil combatir las sibilancias en situaciones estresantes o enojadas. exacerbado incluso respirando profundamente. Esto es porque el la respiración profunda también es entrenamiento. Se vuelve más eficiente con el tiempo de práctica. Solo se necesitan dos minutos de entrenamiento diario para que su cuerpo aprenda a calmarse de inmediato.

Haz técnicas de relajación

Después de un tiempo ocupado, busque música relajante, apague las luces de su habitación (si lo prefiere) y recuéstese cómodamente. No pienses en el trabajo, problemas, asuntos pendientes. Concéntrate solo en tu respiración y la música. Preferiblemente use auriculares para profundizar la relajación. Si repite esta breve sesión de relajación todos los días, pronto sentirá menos ansiedad.

A primera vista, puede parecer una práctica extraña, especialmente si está acostumbrado a volver a casa e ir directamente al frente del televisor. Sin embargo, momentos tranquilos como este son importantes para nuestra salud mental.

Practica actividades físicas

Está más que confirmado que mover el cuerpo al menos tres veces por semana ayuda a controlar la ansiedadTambién actúa como prevención y tratamiento complementario para los trastornos mentales. Actividad fisica Libera las hormonas de la felicidad (dopamina, endorfina y serotonina), promoviendo el bienestar y la disposición física durante el resto del día.

Si no tienes el hábito, está bien. Busque una actividad que cree que disfrutará y persistirá durante los primeros días.

Alimentar buenos pensamientos

¿Alguna vez notaste que cuando recordamos algo embarazoso nos avergonzamos? de nuevo? O cuando imaginamos una situación positiva, ¿de repente crece nuestro entusiasmo? Nuestros pensamientos tienen una gran influencia en nuestros sentimientos y acciones. Por lo tanto, muchos trastornos mentales comparten el síntoma de pensamientos malos o desastrosos.

Resulta que podemos cambiar nuestros pensamientos cuando queramos. Simplemente comienza a prestarles más atención. Cuando sienta la necesidad de crear un escenario catastrófico con respecto a una situación complicada, visualice exactamente lo contrario.

Inmediatamente al despertar, piense en cosas placenteras, vuelva a visitar recuerdos felices o enumere sus cualidades. Juega para ver el futuro e imagina buenas sorpresas durante todo el día. De esa manera, aprendes a expulsar los malos pensamientos que no ayudan.

Organiza tu día

Otra forma de controlar la ansiedad es planificar el día de antemano. Organice las tareas y citas de su hogar de una manera fácil de entender. Puede estar en un calendario, una lista, una aplicación móvil o un muro. Esto reduce su imprevisibilidad y genera confianza para mantenerse al día.

Pero, tenga cuidado: no se enoje ni se desespere por eventos imprevistos. Son completamente normales. Nuestros planes no siempre se siguen estrictamente.

Tener un pasatiempo

Ocupa tu mente con una actividad divertida. Si no conoce su pasión, este consejo es aún mejor, ya que puede aventurarse en muchos pasatiempos hasta que lo encuentre. La lista de posibilidades es infinita: instrumento musical, lenguaje, lectura, deporte o una habilidad como cocinar o dibujar.

Hacer meditación

Aunque la respiración profunda tiene efectos de meditación, La práctica es igualmente importante para calmar la mente y el cuerpo. Los primeros intentos son complicados. Muchos aún no están acostumbrados a silenciar la mente.

Sin embargo, al tomar solo cinco minutos para meditar, pronto aprende a enfocarse solo en los sonidos, su cuerpo y la respiración.

Además de tener el poder de traer tranquilidad a nuestras vidas, la meditación ayuda a mejorar la inteligencia emocional. Con una mente tranquila, podemos ver las situaciones más claramente y no ser sacudidos por confrontaciones o prejuicios.

Se mas sociable

Para ser más sociable no tienes que ir al club todas las noches. Programar más almuerzos, cafés u horas felices con sus seres queridos es suficiente para satisfacer la necesidad de socialización. Estar con quienes amamos nos hace felices de inmediato y de buen humor.

Con la emoción de la vida cotidiana, es fácil sucumbir al deseo de descansar en casa o desmarcar programas con amigos. Luchar contra él!

Cambiar la perspectiva

Una de las características sorprendentes de la ansiedad es el pesimismo. Cuando están ansiosas, las personas pronto se enfocan solo en el lado negativo. Para combatir este síntoma, busca lo mejor en cada situación y cultiva el optimismo. Si la forma en que ves la vida está llena de dificultades, estrés y estrés¡Transfórmalo!

También puede usar esta técnica durante un ataque de ansiedad cambiando el foco de su aprensión a algo más agradable.

Duerma bien

La calidad de nuestro sueño se refleja en nuestro estado de ánimo y nuestro estado de ánimo. Dormir bien es importante para la salud en general, así que crea un ritual nocturno para evitar la angustia física y emocional. Puedes tomar el té, leer a la ligera o escuchar un audio relajante.

Intenta alejarte de la electrónica antes de quedarte dormido. La televisión y los teléfonos celulares son estímulos innecesarios a la hora de acostarse. Otro consejo es no pensar en el día siguiente. Deje para tratar los problemas de la semana en el momento adecuado, es decir, después del amanecer.

¿Cómo tratar la ansiedad?

Cada persona desarrolla afinidad con cualquiera de las estrategias para controlar la ansiedad La aplicación diaria de estas técnicas puede minimizarlo y, como beneficio adicional, cuidar su salud mental. como un todo.

Sin embargo, si los síntomas de ansiedad persisten o desencadenan síntomas más intensos, Se recomienda buscar un psicólogo. para estar seguro de un diagnóstico.

La terapia es muy importante para las personas ansiosas. Además de ofrecer formas de manejar el trastorno de ansiedad generalizada en la vida cotidiana, investiga los posibles factores detrás de su aparición.
A lo largo de las sesiones, el paciente gana confianza y autonomía para controlar la ansiedad, modificar comportamientos nocivos y hacer frente a situaciones dolorosas, recuerdos y sentimientos que pueden estar afectando el presente. La terapia también sirve como un prevención de trastornos mentales y puente hacia el autoconocimiento, no solo resuelve problemas existentes.

La terapia puede ser tu gran aliada para controlar la ansiedad. Si buscas un psicólogo, cuenta con ! Encuentre un especialista para comenzar sus sesiones de terapia ahora mismo.